Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

17 de enero de 2018

La religión como proceso evolutivo



Uno de los principales puntos de acuerdo entre las diferentes religiones es su oposición al darwinismo. Y sin embargo, esta teoría científica puede incluso ser usada en el estudio de la religión.

Los procesos de mutación, adaptación y selección no sólo pueden aplicarse a los organismos vivos, sino que por extensión pueden ser utilizados para otros entes, por ejemplo la religión.
 
Tomemos como ejemplo el judaísmo, una religión que parasita el cerebro de sus huéspedes: los judíos. Durante miles de años estuvo perfectamente adaptado a su nicho ecológico, pasando del cerebro de los judíos adultos a los más jóvenes con pocos cambios. Estaba tan especializado en ese tipo de hospedadores aislados que no podía transmitirse a otros cerebros, a otros pueblos.

Luego de pronto algo cambió, un nuevo tipo de cerebros apareció por la Judea de hace alrededor de unos dos mil años: los romanos, una nueva especie que presentaba diferencias con los judíos. El virus del judaísmo original no podía transmitirse a esos cerebros (la práctica de la circuncisión por ejemplo limitaba mucho su capacidad de diseminación). 

De tal manera que como en todo proceso evolutivo diferentes variantes se fueron sucediendo por esas fechas hasta que apareció una nueva mutación del judaísmo que pudo infectar a esos nuevos cerebros y convertirlos en sus nuevos hospedadores. Pero esa mutación convirtió al judaísmo en un nuevo virus, diferente del precedente (el cual siguió por otros dos mil años casi sin cambios infectando generación tras generación de judíos) que se llamó cristianismo, el cual al tener acceso a muchos más potenciales huéspedes (todo el Imperio Romano, en lugar de unas pocas decenas de miles de mentes judías) pudo variar mucho y más rápido haciéndose durante el proceso mucho más contagioso y virulento, y llegando al final a infectar a miles de millones de personas en toda una casi infinita variedad de subespecies virales  (católicos, ortodoxos rusos, sirios o griegos, coptos, anglicanos, luteranos, anabaptistas, calvinistas, pentecostales, restauracionistas, adventistas, metodistas, nestorianos, monofisistas, testigos de Jehová, moonies, mormones, etc.) que compiten entre sí, que se escinden unas de otras, que a veces se combinan y que se expanden o mueren en un perpetuo baile evolutivo.

Y ya finalmente como todo en el darwinismo, ninguna variante del cristianismo o el mismo judaísmo inicial es mejor o peor que el resto, simplemente son virus mentales que se adaptan (en mayor o medida) a sus hospedadores: el cerebro humano al que parasitan como cualquier otro tipo de patógenos.



4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hace poco llegué a esta misma conclusión, y te ha faltado mencionar la versión 3.0: el islam. Si te fijas, todos parten de un mismo origen, solo que cada uno decide ensalzar a un personaje coetáneo que define su religión. Así el cristianismo comparte con judíos a Moisés, Abraham, etc... y añade a su figura principal, Jesús. Llega el Islam y parte de todos aquellos (incluso Jesús, al que consideran un profeta más, nada de hijo de dios) pero tiene a Mahoma como su figura clave, el último profeta que define las características de su dios y su religión. Es gracioso, porque al final todos ellos creen en un mismo dios, predicado por los mismos profetas, solo que cada uno añade un eslabón más para adecuar toda esa mitología a su cultura. Puro proceso de adaptación al medio, mutamos la versión de lo que pasó y... voilá.

    ResponderEliminar
  3. Sí, el Islam es otra nueva mutación que genera una nueva especie viral.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar