Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

29 de enero de 2018

La religión bloquea la capacidad de razonamiento



Desde hace casi un siglo diversos estudios han venido encontrado una correlación inversa entre los niveles de religiosidad de las personas y su inteligencia medida en forma de diversos tipos de test psicológicos. Un reciente estudio ha venido a detallar la manera en que la religión actúa sobre la inteligencia.


Un estudio realizado en el Reino Unido sobre más de 63.000 personas ha venido a certificar lo que ya se sabía desde hace tiempo: las personas religiosas sacan peores puntuaciones en los test sobre razonamiento que los agnósticos y estos últimos también lo hacen peor que los ateos. 



Es más, cuanto más profundamente religiosa es una persona peores son sus resultados en estos ensayos de razonamiento.



Al analizar distintas hipótesis los autores del estudio concluyen que este peor razonamiento no es debido a una menor inteligencia general o a un deterioro de la misma en las personas religiosas, sino que de manera nada sorprendente la religión es una especie de barrera que hace que los creyentes utilicen menos su capacidad de raciocinio y tiendan más a intentar solventar los problemas con su "intuición" y por ello fallen más en el tipo de pruebas donde es necesario razonar.

Estos resultados tienen una doble lectura. La primera negativa, ya que no importa lo inteligente que sea una persona, si es religiosa tenderá a usar poco su capacidad de razonamiento y análisis y se equivocará más. La segunda positiva, al no haber daño irreparable, en cuanto esas personas dejen de ser creyentes podrán recuperar su capacidad de razonamiento.

2 comentarios:

  1. La religión es un insulto para la dignidad humana. Con o sin ella, habría buena gente haciendo cosas buenas y gente malvada haciendo cosas malas, pero para que la buena gente haga cosas malas hace falta la religión.
    Saludos:

    ResponderEliminar
  2. La religión a retrasado el desarrollo de millones de personas en todo el mundo y los a convertido en verdaderos imbéciles, analfabetos, obedientes y sumisos. La religión no quiere personas inteligentes con cultura.
    La religión teme a la gente culta e inteligente porque la inteligencia siempre se rebela contra la esclavitud, contra toda clase de explotación, contra toda clase de estupidez.

    ResponderEliminar