Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

1 de diciembre de 2017

Justicia argentina, injusticia española



El régimen político español se asemeja a una democracia, aunque sólo de manera superficial, puesto que en el fondo es una pseudodictadura encubierta. 

Y la prueba de que España no es una verdadera democracia, con sus derechos civiles completos puede observarse en dos tipos de comportamientos.

El primero es en el tema de la impunidad fascista. Mientras que la mayoría de los países latinoamericanos han ido derogando de manera más o menos efectiva las leyes de impunidad con las que los herederos de las respectivas dictaduras intentaron dejar todo bien atado, y como muestra el reciente ejemplo argentino en donde cientos de golpistas, torturadores y asesinos fascistas han sido juzgados y condenados, sin embargo en España no sólo es que ninguno de los miles de criminales y genocidas de la dictadura franquista haya sido simplemente acusado, sino que ni siquiera se le pasa por la cabeza a ningún miembro del poder legislativo, judicial y mucho menos del ejecutivo filofascista que a día de hoy nos (des)gobierna.

Es más, cualquier comentario público, crítica o ironía sobre los asesinos fascistas suele acabar con denuncias tanto de altos cargos del gobierno como desde la judicatura. Y por supuesto hay una constante atmósfera de ensalzamiento y justificación de la dictadura y sus secuaces tal y como hoy mismo ha vuelto a demostrar nuestro filofascista presidente del gobierno, que no entiende por qué se ha cambiado de nombre una calle que glorificaba a uno de los golpistas franquistas, que luego fue ministro en las tenebrosas décadas de los años 40 y 50 del siglo pasado.

Por todo ello, únicamente queda por constatar que a diferencia de una verdadera democracia, España con cientos de miles de represaliados enterrados en cunetas como perros, con miles de torturadores y asesinos fascistas viviendo plácidamente sus vidas con todo el reconocimiento de los poderes públicos y con un sistema político encubridor, cuando no colaborador únicamente puede calificarse de monarquía bananera filofascista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario