Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

28 de diciembre de 2017

Está de moda mostrar el más cateto analfabetismo científico en las redes sociales



En el mundo occidental vivimos en un mundo donde abundan los neohippies, personas más ignorantes que un cubo, que sin embargo muestran orgullosos su muchas veces suicida estulticia médica en internet. Y como ejemplo el reciente caso ocurrido en EEUU.

Allí una embarazada no sólo decidió tener a su hijo en su casa, sino que para rizar el rizo lo hizo acompañada únicamente de su inexperto marido y sin ninguna ayuda médica.  Como tuvo la más que increíble suerte, el parto que duro 36 horas en donde cualquier cosa podría haber dado lugar a una tragedia, transcurrió sin problema alguno y una vez realizado el más que imprudente acto lo festejó en las redes sociales para que todo el mundo certificara su más que debilidad mental.


"Mi marido fue muy comprensivo conmigo y ha respetado en todo momento mi elección de estar en un ambiente tranquilo y libre de estrés. Rechacé contar con una matrona. No quería que nadie me dijera lo que tenía que hacer o lo que era mejor para mí o mi bebé. Parir así fue una oportunidad de demostrar a todos que Dios hizo nuestros cuerpos preparados para parir, y que la asistencia hospitalaria no tiene porqué ser la norma habitual".
Como se puede observar ¿se puede ser más cretinamente irresponsable? Ella en su privilegiada sapiencia no quería que ningún experto sanitario le indicara que era lo mejor para ella o para su bebé porque ¿qué sabrán personas que han estudiado durante años y han practicado numerosas intervenciones lo que le puede pasar al cuerpo de esta negligente? Ya que ella sabe en su infinita idiocia que Dios preparó los cuerpos de las mujeres para parir.

Por supuesto esta analfabeta médica no conoce que el parto es una de las principales causas de mortalidad tanto materna como infantil, porque parece que a su más que negligente dios se le olvidó agrandar un poco más el canal del parto, de tal manera que por ejemplo en un país desarrollado como España alrededor del 10% de los partos necesitan de atención médica especializada para ayudar al alumbramiento. En caso de no poder contar con esa experta ayuda, es probable que se ponga en riesgo la vida del bebé, de la madre o incluso de los dos, de tal manera que en el mundo mueren al año una 300.000 mujeres durante ese peligroso momento.

La pena es que a estos idiotizados anticientíficos no se les haga firmar una renuncia previa de atención sanitaria, que les evitaría dependen de esa medicina científica a la que tanto parecen despreciar y así la sociedad se podría ahorrar no solo su factura sanitaria, sino también el hecho de que se transmitan sus genes a la siguiente generación, porque lo que parecen olvidar estos descerebrados analfabetos es que sin la actual medicina científica las tasas de mortalidad en todas las etapas de la vida volverían rápidamente a épocas no tan lejanas tanto en el espacio como en el tiempo en donde nuestros congéneres morían a millones por la más que extremada variedad de dolencias a las que está sometida una especie tan frágil como es la humana.

1 comentario:

  1. Tanto ella es una negligente como el marido un alcahuete. Esos padres deberían ser intervenidos por las autoridades pertinentes antes de que en el futuro el niño no reciba sus vacunas o que en un accidente sea atendido por la sabia madre en casa.

    ResponderEliminar