Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

2 de octubre de 2017

El verdadero milagro de la Biblia



Aunque los cristianos piensan (lo que es mucho suponer) que su libro sagrado la Biblia es un milagro, puesto que supuestamente fue revelada palabra por palabra (a los que en la actualidad serían considerados simples dementes por cualquier médico que haya aprobado la psiquiatría de primero de carrera) por un ser omnisciente y todopoderoso (que sin embargo parece tener una obsesión más que morbosa por los asuntos de alcoba de unos pobres monos bípedos, habitantes de un insignificante planeta de un oscuro rincón de un Universo prácticamente inimaginable), el verdadero milagro es sin embargo otro.

Porque como por arte de magia (esa que parece rodear a todo lo que toca la religión) la incuestionable Biblia de antaño, en donde todo aquello que por ser la verdadera palabra de la zarza colérica era irrefutable y motivo para terminar en el potro de tortura o en el cadalso si un hereje se atrevía a cuestionar, pasó poco a poco a convertirse en un libro casi de autoayuda en donde en la práctica, salvo los cuatro cerriles analfabetos totales que siguen practicando el literalismo bíblico, casi ninguno de los miles de millones de autodenominados cristianos considera cierta.

Y este milagro de magnitudes épicas no fue el resultado de ninguna revelación divina, sino por el contrario fue el fruto del trabajo de esa tan denostada ciencia, que poco a poco, firme y constantemente ha ido derruyendo a lo largo de los últimos siglos todas y cada una de las vacuas afirmaciones totalmente erróneas de la Biblia (cosa nada sorprendente por cierto, viniendo de la reata de iletrados que la pergeñaron), porque incluso hasta la curia vaticana al completo sabe con total rotundidad (otra cosa es que sigan con la pantomima que tan buenos resultados les ha rendido en los últimos dos milenios) que su adorada "divina palabra" no es más que una mezcolanza sin sentido alguno de los deseos y las locuras de esa larga saga de enfermos psiquiátricos denominados profetas que ha dado esa siempre tan particular y castigada (por el sol y por el fanatismo humano) tierra llamada Palestina o Israel.



1 comentario:

  1. ...Ahí queda eso...
    ¿Interés o ignorancia?
    Todo depende de quién sea la lectura, si de la jerarquía
    o de la feligresía; aún por muy elevada que sea ésta.
    (Doctores tiene la Iglesia para decir la verdad. Eso se dijo siempre)

    ResponderEliminar