Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

25 de abril de 2017

Cristianismo politeísta



Quizás una de las mayores mentiras del cristianismo ha sido definirse como un monoteísmo basado en un único dios.

Sin embargo para cualquier observador mínimamente racional no queda la más mínima duda de que el cristianismo es tan monoteísta como el hinduismo, ya que ambas religiones tienen infinidad de dioses de distinto nivel.

Así en la cabeza de ambas religiones hay una trinidad. En el hinduismo están Brahmá, el dios de cuatro cabezas; Visnú, el dios de cuatro brazos y Shiva, el dios salvaje mientras que en el cristianismo está esa mezcla de tres en uno Padre, Hijo y Espíritu Santo inventada por Saulo de Tarso para convertir al cristianismo a un imperio como el romano que estaba acostumbrado a multitud de dioses y que, a diferencia de los pobres pastores de cabras de los desiertos palestinos, no se conformaban con un más que insulso dios. 



Luego en tanto en el hinduismo como en el cristianismo, sobre todo en su variante católica, hay infinidad de dioses de segundo orden, que en el caso de cristiano empieza con esa virgen María elevada al cuarto puesto de la jerarquía celestial y a partir de ahí están los arcángeles, santos, profetas y demás personajes de segunda fila que tienen poderes más que limitados pero que sin embargo mantienen sus respectivos grupos de acólitos según lugar y necesidad, como en cualquier otra religión politeísta, número de diosecillos que por cierto aumenta de año en año cuando el inquilino de turno del solio pontificio va añadiendo nuevos nombres a la ya casi interminable lista, de tal manera que cualquier día de estos ese número será mayor que el del panteón hindú. 



Y esto se puede demostrar simplemente atendiendo al hecho de que cuando el cristianismo venció al paganismo romano en multitud de casos se utilizaron los mismos templos y hasta las mismas estatuas de los antiguos dioses, ahora caídos en desgracia, solo que con el nombre cambiado por el de algún santo cristiano. Es más incluso en algunos casos las nuevas deidades conservaron sus antiguos nombres: el dios Marte pasó a ser San Martín, el dios Dionisio pasó a ser San Dionisio, la diosa celta Brigit pasó a ser Santa Brígida o el dios Apolo pasó a ser San Apolinar.  



Tal es así que para disimular su más que descarado politeísmo, los cristianos tuvieron que cambiar los 10 mandamientos del Antiguo Testamento judío. Así el primero pasó de "No tendrás dioses ajenos delante de mí" a "Amarás a Dios sobre todas las cosas" sea este uno, trino o infinito. Además el segundo mandamiento de la Biblia, ese de "No te harás imagen ni semejanza de ninguna cosa que esté arriba en los cielos ni abajo en la tierra ni en las aguas debajo de la tierra ....." tuvo que ser eliminado porque chocaba frontalmente con la más que estomagante imaginería religiosa católica y se reemplazó por el tercero. Y como ahora sólo les quedaban nueve mandamientos y ese número era un poco feo, pues los padres de la iglesia (ni cortos ni perezosos) se inventaron un nuevo noveno mandamiento: No consentirás pensamientos ni deseos impuros"  y asunto arreglado.

Y ya para terminar si en algo todavía se recuerda ese paganismo romano es en los ritos cristianos que copiaron sin disimulo muchos, si no todos, los elementos propios de la antigua religión romana como eran los sacerdotes, las vírgenes consagradas, los templos también llamados basílicas (que en el mundo romano eran edificios públicos suntuosos destinados a tribunales), las vestimentas y hasta el título y el cargo de sumo pontífice para el inquilino vaticano. ¡Vamos que en la actualidad tendrían que pagar derechos de autor por un plagio más que manifiesto!



4 comentarios:

  1. [Estampida] Pensé hace un tiempo, cuando busqué los 10 mandamientos en la Wikipedia y aparecían los originales cómo era posible que nadie reparara en esto. Quiero decir que no es algo que esté guardado bajo llave en un libro polvoriento de una biblioteca arcana:

    "No te harás imagen ni semejanza de ninguna cosa que esté arriba en los cielos ni abajo en la tierra ni en las aguas debajo de la tierra ....."

    ¿Cuántos católicos no van con un crucifijo al cuello, en las orejas o tatuados? Y que decir de las iglesias, procesiones y demás. Creo que es la religión que más 'publicita' sus imágenes. ¿Que tienen que decir sobre esto?

    ResponderEliminar
  2. Ex. 20:4 - No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
    Ex. 25:10 - Harán también un arca de madera de acacia...
    Ex. 25:18 - Harás también dos querubines de oro...

    Yo siempre me he preguntado, ¿qué parte de "No te harás imagen" no ha entendido Dios de su propio mandamiento para que le pida a Moisés hacer "dos querubines de oro" para el arca?

    Si Dios no respeta ni sus propios mandamientos (especialmente el de "No matarás"), ¿qué podemos esperar de los humanos que le toman de ejemplo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. [Estampida]: Oye, pues igual se refería a las cosas naturales y resulta que no podemos llevar colgantes con forma de nube, o de árbol, ni tallar un pez ni... nada de nada vaya. Porque a mi no me suena ninguna entidad bíblica que viva debajo del mar (¿un leviatán?). Puede que estemos arrojando luz sobre este asunto...

      Eliminar
    2. ¿Que no hay entidades bíblicas que vivan en el mar?

      "Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn"

      Vale, no es de la Biblia de Yahvéh, pero aun así este bicho impone.

      Eliminar