Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de marzo de 2017

¿Dónde está el libre albedrío de los niños de África?



Los piadosos afirman con rotundidad que su "benévola" deidad nos concedió allá por el primigenio Jardín del Edén el libre albedrio para poder elegir entre el bien y el mal. Y después según el docto criterio de los mediadores de lo divino de las diferentes confesiones, cada ser humano será juzgado por sus elecciones en la Tierra. Sin embargo, para cualquier observador mínimamente racional este argumento tan infantil hace aguas por todas partes.

Los más variados pensadores han desmontado la falacia del libre albedrio, doctrina bajo la que se asienta todo ese castillo de naipes llamado religión. Sin embargo, una de las más evidentes pruebas de ese monumental fallo humano de creerse el centro del universo y que sus "decisiones" son relevantes en este inconmensurable universo en el que vivimos podría ser la existencia de esos millones y millones de desfavorecidos habitantes de los más depauperados países del Tercer Mundo, seres desprovistos de cualquier rasgo de humanidad por esas perennes hambrunas que convierten a las personas en meros muñecos rotos. ¿qué capacidad de pensamiento tienen esos miles de niños que mueren cada año antes siquiera de cumplir unos pocos años? 


¿Qué libertad de elección tienen esos adultos que más bien parecen recién salidos de los campos de exterminio nazis de la II Guerra Mundial? 


¿Dios, Alá o Manitú van juzgar a unos seres que han sufrido las más horribles pesadillas, cuando bajo cualquier punto de vista mínimamente moral esa deidad (si existiera) debería ser juzgada y condenada a la más severa pena por idear y permitir tan espantoso cúmulo de sufrimientos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada