Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

16 de octubre de 2016

El portentoso milagro económico español




El gobierno del PP lleva años vendiendo la mentirosa falacia de que la economía española se ha recuperado y los españoles vivimos en el mejor de los mundos posibles.

Sin embargo los hechos son tozudos y los datos demoledores. Resulta que los trabajadores con ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional (la ridícula cifra de unos 600 euros al mes) han pasado de ser 5,3 millones de personas en el año 2008 hasta los 5,8 millones de trabajadores en 2014, de tal manera que ahora el 35% de los empleados cobran menos de esa misérrima cifra. 

Pero lo peor es que 3,7 millones de personas cobran menos de 300 euros en unas relaciones laborales que únicamente pueden ser consideradas como cuasiesclavismo. 

Pero eso sí, que quede bien claro que la economía española va viento en popa (para grandes fortunas, multinacionales y gran banca por supuesto) aunque millones de trabajadores sobrepasen claramente el nivel de la más absoluta miseria. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario