Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

16 de septiembre de 2016

Ser el marido no significa ser la pareja masculina en un matrimonio, ser el marido significa ser el señor



Aunque los cristianos más moderados hacen ímprobos esfuerzos por esconder o minimizar el machismo patriarcal, que es la base del Cristianismo siempre aparece el reverendo de turno para poner las cosas en su sitio.

Así un telepredicador protestante estadounidense ha enviado toda una serie de “avisos” a esas mujeres que dicen ser cristianas pero que en realidad no cumplen con los obligatorios preceptos de obediencia y sumisión a su verdadero dueño, su santo y cristiano esposo.

Así además de la frase que sirve de título a esta entrada, el muy cristiano reverendo ha indicado que

“La razón de la mayoría de los problemas en los matrimonios cristianos es el hecho de que las mujeres niegan la definición de matrimonio dada por Dios […] ellas creen que son partes iguales [al hombre dentro del matrimonio].”

Y por supuesto la culpa es de los padres, sobre todo de los varones:

“La mayoría de las mujeres nunca han sido enseñadas por sus progenitores, en particular por sus padres y ese es su mayor problema, ya que no saben quién es el hombre, y piensan que él es otra mujer.”

Y la mujer debe ser obediente ya que

“Su secreto está en la obediencia, el secreto está en escuchar a su marido, el secreto está en hacer las cosas que a él le agradan. Cuando usted no hace las cosas que le agradan a su marido, está tomando el papel de una madre o de una hermana mayor.”

¿Ha quedado claro esposas cristianas? Pues por si ha quedado alguna duda (ya que como acertadamente declararon los padres de la iglesia, la mujer es un poco corta de entenderas) nuestro machista con alzacuellos sentencia que

“Aprender a escuchar a su marido, practicarlo, decirse a sí misma que usted va a escucharlo  porque es allí donde radica su belleza.”

Porque si no, pobre esposa pecadora

“Una vez que deja de escuchar, su belleza se evapora. […] La belleza está en la obediencia. Ahí es donde está la Gloria.

¿Ha quedado meridianamente claro? 

Y luego por supuesto es evidente que la religión es digna de todo respeto y merecedora de los mayores parabienes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario