Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

2 de agosto de 2016

Musulmanes y católicos unidos en su criminal misoginia



Está más que claro que las religiones abrahámicas tienen una especial fijación con la mujer: ente perverso que debe ser controlado y usado a conveniencia del patriarcado instaurado por esa tenebrosa trinidad religiosa conformada por Iahvé, Dios y Alá.


Y como prueba de ello las últimas declaraciones de un obispo católico y un imán musulmán. El seguidor del demente nazareno ha justificado los abusos de niñas porque "la mujer se pone como en un escaparate, provocando". Y el discípulo del beduino pederasta ha lanzado un sermón a los adolescentes asistentes a su mezquita (varones por supuesto) en el que defiende que se pueden tener esclavas sexuales.

Pero eso sí, que quede absolutamente claro que las creencias son intocables, sagradas y deben ser objeto del máximo respeto y mayor admiración y que la religión siempre saca lo mejor de cada uno, de tal manera que sin ella viviríamos en una perenne orgía de desenfreno y violencia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario