Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de agosto de 2016

A Dios (el judeocristiano por supuesto) no le gustan los impuestos




Nunca dejo de sorprenderme por esa falsa humildad de los cristianos que mientras se consideran obedientes ovejas, sin embargo luego son capaces de comprender los complejos designios de su supuestamente incognoscible deidad.

Y el último ejemplo nos llega del Canadá, país que cada día se parece más a los más que cristianamente aborregados EEUU de Norteamérica. Allí un diputado conservador, cristiano evangélico para más señas, nos ha informado de los siempre oscuros designios de ese inescrutable dios de la Biblia. Según el piadoso político:

“Dios puso a los conservadores en la Tierra para eliminar los impuestos en todas partes, siempre."

Así que ya saben, si defraudan a la Hacienda Pública no harán más que cumplir los insondables designios de la divina providencia. 

Eso sí, no sabemos si cuando los hospitales, las carreteras, los colegios y demás servicios públicos dejen de funcionar por falta de presupuesto, entonces el siempre tan esquivo Jesucristo tendrá a bien bajar de los cielos para arreglar el desaguisado o seguirá fiel a sus principios y dejará morir como siempre a millones de los más desfavorecidos (esos que no pueden pagarse por ejemplo una sanidad privada), porque parece que se alimenta del sufrimiento de los más pobres. 



1 comentario:

  1. Claro, ellos prefieren que se pague el diezmo con el que luego dárselas de comprometidos por dar una mísera limosna de lo que ganan.

    ResponderEliminar