Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

8 de junio de 2016

Los blasfemos Monty Python y sus secuaces al banquillo de los acusados en Alemania


La verdad es que las leyes en "defensa" de las creencias y contra la blasfemia en el mundo occidental cada vez recuerdan más a un episodio de los célebres Hermanos Marx. 


Alguien muy inteligente dijo una vez que si no quieres que me ría de tus creencias no tengas creencias tan divertidas. Y es por ello que desde años un grupo de ateos alemanes celebran el famoso y más que falso Viernes Santo (inventado casi un siglo después por los más que aplicados apologistas cristianos) echándose unas risas con la intemporal película de los blasfemos Monty Python "La vida de Brian". 

Pues bien (y como no podía ser de otra manera) parece ser que en la civilizada Alemania los santos días de guardar cristianos no pueden ser mancillados por pecadores, herejes y ateos de la peor calaña y un juez germano ha dictaminado que el convocante de tan terrible ofensa contra el orden público y la sacrosanta creencia en esa familia formada por un cornudo y su adúltera mujerzuela no debía quedar impune y ha condenado al inductor a pagar una multa de 100 euros. 

Tal ha sido el revuelo montado por esta condena que a diferencia de otros años, en donde se congregaban una par de docenas de divertidos ateos, esta última Semana Santa la afluencia ha sobrepasado todas las expectativas de los convocantes y unas 400 personas han visto en directo y como protesta la siempre recomendable e intemporal película. Ahora parece ser que todo este asunto va a tener que ser dilucidado en el Tribunal Constitucional de Alemania, ya que los jueces están para condenar a esos siempre nefandos ateos destructores de las sagradas costumbres cristianas.

Así que para contribuir al siempre interesante y más que recomendable pecado de la blasfemia les dejo con el susodicho film. ¡Que lo disfruten!

No hay comentarios:

Publicar un comentario