Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

28 de junio de 2016

La vigencia de Keines

John Maynard Keynes fue “enterrado” científicamente por los sepultureros del nuevo mainstream económico a fines de los años 1970: el mismo que sigue dominando hoy cátedras universitarias de Economía y gabinetes de estudio de importantes instituciones económicas. El pretendido fracaso de la curva de Philips ponía grandes paladas de tierra sobre las ideas del gran economista de Cambridge. Este fue el detonante, el inicio de la regulación neoliberal. El nuevo oráculo era Chicago, y los sumo-sacerdotes los catedráticos de esa universidad, dirigidos por Milton Friedman. Algunas de sus recetas se aplicaron sin recato en las dictaduras chilena y argentina, con resultados sociales demoledores. El Estado ya no servía para la economía; el individuo se priorizaba sobre la colectividad; las flexibilidades y las des-regulaciones eran los nuevos ejes litúrgicos para los economistas.


Y así nos ha ido en estas últimas décadas.

Se puede seguir leyendo el artículo completo en la interesante web "Economistas frente a la crisis".


No hay comentarios:

Publicar un comentario