Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

26 de mayo de 2016

¡Demostrado! Los recortes matan



Aunque es de sobra conocido que los servicios públicos son el salvavidas que permite la supervivencia de los más desfavorecidos, un reciente estudio publicado en la prestigios revista médica "The Lancet" ha puesto cifras a las políticas neoliberales.


Investigadores de tres prestigiosos centros han publicado que la crisis económica global que llevamos padeciendo desde hace años, lejos del inimaginable coste económico tiene una consecuencia mucho más terrible: 260.000 personas han fallecido por cáncer a causa de los recortes en materia sanitaria que han realizado los diversos países para mantener a flote a esos bancos que causaron esta pavorosa recesión económica.

Y por supuesto estos muertos pertenecen a las clases sociales más humildes, esas que no se pueden permitir el lujo de la sanidad privada, las revisiones médicas particulares y que dependen únicamente de una sanidad pública cada vez más depauperada y con menos recursos.

Así que cuando el político, el banquero, el economista de turno nos vengan con la recurrente matraca de que "es necesario apretarse un poco más el cinturón" recuerden el verdadero significado de lo que en realidad están diciendo: unos miles de vosotros vais a morir para mantener los beneficios de la gran banca. Por tanto no es que "hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades" es que ya no estamos ni siquiera viviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario