Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

14 de abril de 2016

España regida por los fanáticos cristianos más medievales



Aunque pueda parecer que vivimos en el siglo XXI, la verdad es que al menos en España seguimos anclados al fanatismo medieval más anacrónico.

Porque solo así se puede entender que el actual ministro delInterior, el alucinado Jorge Fernández Díaz (el mismo que tiene constantes "conversaciones"con su supuesto ángel de la guarda) sea miembro de la rimbombante y medieval "La Sagrada Orden Militar Constantiniana de San Jorge", una orden de caballería (sí, han leído bien, de "caballería", de esas que ya sonaban antiguas y desfasadas en la ya lejana época de Don Quijote), orden que está nada más y nada menos que bajo el patronazgo de San Jorge, una de las más alucinadas leyendas del ya de por si alocado mundo cristiano, puesto que según los mitos de esos siempre tan dementemente particulares seguidores del nazareno ofuscado fue el que derrotó a un dragón para convertir a los paganos (no me digan que no hay que estar drogado hasta las cejas de peyote o psicotrópicos similares para creer tamaña sandez).

Y por si quedara algún atisbo de duda sobre esta tan particular asociación de imbéciles con capa sólo hay que recordar que esta Orden está consagrada nada más y nada menos que a la "glorificación de la Cruz, la difusión de la Fe y la defensa de la Santa Madre Iglesia". No me digan que si después de esto cierran los ojos no imaginan al papa Urbano II mientras reparte con si hisopo agua bendita a diestro y siniestro predicando la Sagrada Cruzada contra el Islam (y ya de paso contra la herejía y el moderno ateísmo) ante la devota y arrobada mirada de Godofredo de Bouillón, Raimundo de Tolosa, Bohemundo de Tarento y por supuesto nuestro más que idiotizado ministro del Interior.

Les dejo con una fotografía de estos pobres fantoches del Medievo, compañeros de fanática locura de esta mezcla de idiota y demente que desgraciadamente es nuestro ministro "constantiniano" del Interior, tal y como si fueran a celebrar el carnaval de Cádiz con su capas y las servilletas blancas por encima de la cabeza.





3 comentarios:

  1. El señor "menistro" del Interior está mucho peor de lo que aparenta. Hace unos días se le ocurrió la idea de nombrar comisario honorario de la Policía ni más ni menos que a... Francisco Marhuenda:

    http://www.elmundo.es/espana/2016/04/13/570df287ca4741a8078b4580.html

    Si sigue así, pronto pondrá a Jimenez Losantos al mando de la jefatura superior de la Policía Nacional por su "labor educativa" al decirnos qué hacer con la gente de Podemos si nos los cruzamos en la calle.

    ResponderEliminar
  2. Para partirse la caja de risa si no fuera porque el susodicho miembro forma parte del gobierno de este país porque diez millones o más de españoles así lo quisieron...para echarse a temblar. Paííííssss...

    ResponderEliminar
  3. Algo muy lógico, necesitan chivatos en los medios de comunicación y qué mejor que esos...
    Recalcitrante es poco; y luego nos reprimían el carnaval en nuestros años mozos. Pero parece que disfrazarse no sólo es cosa de ciclistas para salir en grupo los domingos. Vestirse para ir a misa ya tiene narices, pero a estos me da la impresión que o les falta un tornillo o nunca han tenido sentido del ridículo.
    En fin, lo peor de estos locos con ropas estrafalarias no está en sus ropas, si no en sus mentes(catos) y en sus ansias de repartir sus ideas por encima de todo.
    Tanto que rechazan el sexo pero no tienen inconveniente en cosas como arcaicas crucifixiones y otras formas de morir o matar.
    Qué gente más rara...dando por saco
    [Y en principio eso sólo es su apariencia, no quiero imaginar qué cosas y cuáles hacen fuera de la vista de todos]
    Raros, raros, raros...

    ResponderEliminar