Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

24 de marzo de 2016

La única solución para acabar con el terrorismo islámico



Después de los terribles atentados de Bruselas el habitual coro de creadores de opinión, tertulianos filofascistas y políticos más o menos extremistas de la siempre recalcitrante derecha han alzado sus voces indignados exigiendo medidas contundentes para terminar de una vez por todas con el sanguinario terrorismo yihadista que desde el famoso 11S lleva azotando a Occidente y sin embargo nadie parece darse cuenta de la verdadera dimensión del problema.

Parece ya una tradición política, que tras una masacre yihadista como las de New York, Madrid, Londres o Paris, ya que todos sabemos que los muertos (infinitamente mayores en número) de los cientos de atentados de fanáticos musulmanes realizados día sí y día también en África o Asia no tienen valor alguno, que todos los biempensantes del mundo "civilizado" se rasguen las vestiduras y realicen pomposas y vacuas declaraciones sobre los valores de Occidente y la necesidad de acabar para siempre con esos fanáticos musulmanes ansiosos por llegar cuanto al paraiso en donde les esperan decenas de vírgenes complacientes. Y luego por supuesto todo sigue igual hasta el siguiente y más sanguinario acto terrorista.

¿Y esto a que es debido? Pues a la propia naturaleza y esencia del fanatismo yihadista. No hace falta ser un experto en geopolítica y servicios secretos para saber que desde sus ya más que lejanos inicios el yihadismo actual es un invento de Occidente, fabricado por los estrategas estadounidenses para devolver con la misma moneda al ya extinto Imperio Soviético y convertir la invasión de Afganistán por parte del Ejército Rojo en su Vietnam particular. Para ello reclutaron al después famosísimo Bin Laden y sus secuaces a los que entrenaron y financiaron más que generosamente a través de la siempre presente teocracia de Arabia Saudí. Y lo que pasó es que no se puede alimentar y hacer crecer al dragón indefinidamente y pensar que se le va a mantener siempre bajo control, como si fuera un simple gatito.

Acabado el mal comunista, la caja de Pandora yihadista ya no pudo volver a ser guardada. Y los monstruos tan concienzudamente liberados se dieron cuenta de que EEUU era tan impío, perverso y hereje como la Rusia comunista y así se llegó al famoso 11S, en donde el fanatismo wahabita saudí perpetró un ataque que en condiciones normales hubiera significado la guerra total contra el régimen alauita. Pero sin embargo, qué poderoso caballero es Don Dinero, ya en lugar de que el ejército estadounidense hubiera arrasado Medina, La Meca y demás ciudades y pueblos saudíes hasta no dejar más que el inmenso desierto arrasado para varias generaciones, el Imperio Americano se ha dedicado todos estos años a atacar a otros regímenes menos amigos con la excusa de que ellos son los verdaderos terroristas talibanes (si no fuera porque Corea del Norte dispone de armamento nuclear hace ya años que hubiéramos "descubierto" que la dinastía norcoreana no es comunista sino que adora en secreto a Mahoma).


Y mientras tanto Arabia Saudí ha hecho y deshecho a su antojo, llevando su ortodoxia wahabita a todo el mundo a través de sus dementes embajadores talibanes. Por tanto si nuestros políticos occidentales quieren acabar de una vez con el terrorismo yihadista lo tienen más que fácil siempre y cuando  quisieran asumir el fondo del problema: la teocracia terrorista de Arabia Saudí. Porque si se quiere acabar con el yihadismo habría que cerrar las embajadas saudíes en Occidente y romper relaciones diplomáticas con esa teocracia medieval. Y por supuesto prohibir todo intercambio comercial con esos fanáticos empezando por supuesto por el petróleo y sobre todo dejar de venderles armas y municiones a estos talibanes. Pero claro como son inmensamente ricos nadie quiere perderse parte del pastel y así estaremos, tropezando con la misma piedra una y otra vez mientras la sangre de inocentes (cristianos, musulmanes, ateos o budistas) sigue regando la tierra para que algunos mantengan su cuenta de beneficios. 



1 comentario:

  1. Las palabras adecuadas par explicar el fenomeno que ha creado Occidente y que ahora se lamenta o no?

    ResponderEliminar