Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de marzo de 2016

El oxímoron del feminismo cristiano




La verdad es que la iglesia católica es una fuente inagotable de sorpresas ya que no pasa un día sin que el sotanado de turno nos deleite con alguno de esos "profundos" pensamientos católicos capaces de aunar en apariencia los extremos más antagónicos.


La iglesia católica lleva siglos, cuando no milenios, perpetuando el milagro de hacer lo contrario que predica. Así es recurrente su argumentación sobre la pobreza cuando es quizás la institución más rica de la Humanidad, también es capaz (sin despeinarse) de pontificar sobre la tolerancia cuando en todo momento y ocasión intenta imponer su "verdad" por encima de cualquier consideración y muchas veces a costa de la legalidad vigente.

Pero es en el tema de la mujer, uno de sus más constantes demonios puesto que en cada página de la Biblia y el cualquiera de los escritos que esos padres de la Iglesia misóginos, patriarcales y machistas se recuerda con infinita constancia el cristiano estigma del pecado y la inferioridad femenina, en donde los jerarcas con alzacuellos desarrollan sus más peregrinas ideas.

Así hoy mismo, el obispo de turno no ha podido dejar pasar la ocasión y con motivo del Día de la Mujer nos ha desvelado la eterna y paradójica contradicción cristina con el peregrino argumento del " feminismo cristiano", oxímoron incomprensible cuando la iglesia lleva 2.000 años insultando, subyugando, denigrando y esclavizando de palabra y de obra a las mujeres de toda época y condición. Porque que el impresentable sotanado argumente que este día

"Es buena ocasión para reflexionar sobre qué estamos haciendo individual y colectivamente para que la mujer sea estimada en igualdad real con el hombre."
sería del todo risible sino hubiera una historia tan trágica asociada al misógino patriarcado católico. Y no se crean que el obispo ha seguido con su patética argumentación con la frase de que

"Lamentablemente sigue existiendo una cierta discriminación de la condición femenina en cuanto a la puesta en práctica de los derechos."
Las negritas son mías, escribiendo como si él y su institución fueran unos antropólogos extraterrestres recién caídos del cielo y no hubieran tenido nunca papel alguno en esta "cierta discriminación". 

Y ya desatado en su cardenalicia hipocresía el interfecto nos explica que

"Alguna de las misiones católicas en tierras de evangelización asegura en un significativo lema que “educar a una mujer es educar a un pueblo”."
como si su secta no hubiera puesto todas las trabas posibles a lo largo de la historia, incluida la época actual, para evitar que las féminas accedieran a la educación no fuera que olvidaran sus sacrosantas obligaciones y abandonaran el discreto segundo plano que el dios judeocristiano les ha reservado en su infinita sabiduría. Es más, este sectario con alzacuellos se permite escribir que

“en las enseñanzas de Jesús, así como en su modo de comportarse, no se encuentra nada que refleje la habitual discriminación de la mujer, propia del tiempo; por el contrario, sus palabras y sus obras expresan siempre el respeto y el honor debido a la mujer”
Porque sólo hay que recordar a ese Jesucristo, que se rodeó únicamente de hombres y a los que privilegió en exclusiva por los siglos de los siglos con la "sagrada" misión de dirigir al rebaño cristiano. Porque para la zarza ardiente, el nazareno milagrero y sus elegidos la mujer es poco más que una cabra o un camello, una mera posesión del varón. Y ya para terminar nuestro protagonista termina su pastoral con esta incalificable frase de que

"A la intercesión de María, la Virgen Madre de Misericordia, encomiendo a todas las mujeres de nuestra diócesis para que en ella encuentren el aliento para seguir avanzando en la igualdad de los hijos de Dios."
Es decir, una mujer que fue un simple receptáculo de los designios divinos es la encargada de hacer valer los avances de las mujeres hacia una igualdad que por otra parte la iglesia lleva desde sus más fanáticos inicios entorpeciendo de todas las maneras posibles. ¡Ver para creer! puesto que quizás no haya mayor doblez e hipocresía que la de este sotanado.



1 comentario: