Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

19 de enero de 2016

Ha muerto Dios



En este inicio del año 2016 se ha producido una noticia extraordinaria: dios ha muerto.


Resulta que dios, siempre con su particular querencia por los lugares inhóspitos y alejados de cualquier atisbo de civilización, ha estado viviendo en una remota aldea del África central durante todo el pasado siglo XX y lo que llevamos del actual XXI. Como un buen dios, fiel a sus siempre dolorosos principios, mantenía a sus seguidores en la más absoluta miseria, alejados de la civilización y de cualquier tipo de ayuda médica, de tal manera que muchos de ellos han muertos durante estas últimas décadas de las más variadas enfermedades infecciosas: tifus, cólera, meningitis y malaria, enfermedad esta última que ha acabado con su ya viejo envoltorio mortal. Pero no se preocupen porque está en el cielo esperando a sus creyentes.

Como un dios de los de antes, es decir de los de verdad (y no ese Jesucristo célibe hasta la locura) nuestro protagonista ha dejado una numerosa descendencia estimada en unos 500 hijos concebidos con sus más de 70 esposas. ¡Eso sí que es llevar sangre real, de la buena! Y por supuesto nada de palomas extraterrestres ni demás zarandajas cristianas, todos ellos concebidos de la forma tradicional, en una cópula humana. ¡Envidia tendrá Zeus en su Olimpo de tamaña potencia sexual!

Ahora siempre podrá aparecer el típico idólatra de falsos dioses argumentando que ese pobre hombre no era un dios, sino un simple demente más loco que una regadera. Pero visto desde el punto de vista racional, si este hombre aseguraba que era dios y sus seguidores así lo corroboraban por los múltiples milagros que realizó en su larga vida terrenal, su argumentación es tan impecable como la que defienden los seguidores de nazareno milagrero o el beduino pederasta.

Así que en resumen, volvamos a repetir una vez más el erróneo, mentiroso y criminal argumento de que ¡hay que respetar las creencias!



2 comentarios:

  1. Sabes como creyente no tengo un problema en decir que ese definitivamente no era Dios, por lo poco que describiste se me hizo un charlatán.
    Ahora me vino una duda, los no creyentes dicen que después de la muerte no hay nada que es inevitable morir y que la vida no tiene un sentido per se, ¿Porque se esfuerzan en alargar la vida? ¿Porque como especie humana no aceptamos la inevitable situación que tenemos que extinguirnos en algún momento?
    ¿No será que muy adentro de los procesos neuronales, de los impulsos que nos da el cerebro queremos ser eternos como especie, si es así, todos los seres humanos somos absurdos?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. "Sabes como creyente no tengo un problema en decir que ese definitivamente no era Dios, por lo poco que describiste se me hizo un charlatán."

    La verdad es que nunca os he entendido a los creyentes: ves claramente que ese dios negro es un fraude y sin embargo crees sin embargo en el dios judío que es tan absurdo y fraudulento como el otro. Misterios de la irracional mente humana.

    "Ahora me vino una duda, los no creyentes dicen que después de la muerte no hay nada que es inevitable morir y que la vida no tiene un sentido per se, ¿Porque se esfuerzan en alargar la vida? ¿Porque como especie humana no aceptamos la inevitable situación que tenemos que extinguirnos en algún momento?"

    Planteas el problema al revés. Como los no creyentes sabemos que la vida es una y corta es por eso que intentamos vivir el mayor tiempo posible y de la mejor manera. La contradicción es la de los creyentes, que supuestamente creen en una infinita dicha y sin embargo se agarran patéticamente a esta cortísima vida. Si vas a vivir miles de millones de años en el cielo, con los angelitos tocando la lira ¿a qué preocuparte por lo que te pase en este suspiro terrenal? Es por ello que siempre he pensado que en el fondo no hay ningún creyente honrado, ya que ninguno cree de verdad en esa otra vida que tanto añoran.

    ResponderEliminar