Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

23 de octubre de 2015

Protección de la infancia, pero sólo a veces



En los países desarrollados existen multitud de leyes y regulaciones dedicadas a evitar sufrimiento o maltrato de la infancia, pero muy sorprendentemente uno de los principales derechos de los niños, el de crecer sanos y no morir por enfermedades prevenibles parece ser que no es uno de ellos.

En una sociedad avanzada se tiene perfectamente asumido que el estado y las leyes pueden obligar a los padres a dispensar unos cuidados mínimos y a evitar situaciones de riesgo a los menores de edad. Así las leyes obligan a los padres a que su hijos pequeños vayan en una sillita homologada dentro del coche para proteger su seguridad en caso de accidente. El estado también impide que se fume en los colegios porque se sabe que el tabaco daña especialmente los pulmones de los niños. Ese mismo estado obliga a los padres a alimentar, vestir y educar a sus hijos y castiga a aquellos padres que maltraten a sus hijos. 

Pero resulta que en una faceta fundamental del desarrollo y la propia supervivencia de los niños muchos estados hacen vergonzosa dejación de sus funciones protectoras y permiten que los padres puedan elegir si vacunar o no a su hijo frente a enfermedades que les pueden dejar secuelas, lisiados o incluso conllevar la muerte del menor.

Porque en una sociedad moderna existen infinidad de leyes y regulaciones que limitan la "libertad" de los ciudadanos en nombre de un bien común y de la protección de los más débiles. Por tanto, si algún antivacunas no está dispuesto a aceptar esta realidad quizás debería irse a vivir a una isla desierta donde su irresponsable “libertad” de vacunar no ponga en peligro la vida de los demás, sobre todo cuando de niños se trata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario