Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

14 de octubre de 2015

El verdadero milagro religioso



Una de las más incompresibles paradojas de la religión es que consigue que las personas más estúpidas del mundo acaben siendo respetadas y escuchadas, cuando no admiradas.

¿Te crees Napoleón? ¿escuchas voces? ¿tienes alucinaciones? Muy seguramente tus preocupados familiares y amigos verdaderos intentarán que acabes controlado y medicado bajo la atenta mirada de un psiquiatra colegiado. Ahora bien, si te crees el hijo de dios o el profeta elegido por cualquier oscura divinidad, por más risible o absurda que esta sea, ten por seguro que encontrarás fácilmente la comprensión, cuando no la admiración de tus amigos y familiares.

¿Opinas que los extraterrestres nos visitan, te hablan y te llevan a su nave espacial? Pues no lo digas muy alto, porque en ese caso tus vecinos y conocidos empezarán a apartarse de ti murmurando condescendientes. Pero por supuesto si hablas con una paloma extraterrestre u observas que una virgen incorpórea te visita en tu habitación, aún cuando nadie más que tú seas capaz de verla, no sólo no serás medicado sino que muy probablemente varios cientos cuando no miles de tus compatriotas y hasta bastantes ciudadanos de los más lejanos países te venerarán como una gran personas digna de la mayor de las atenciones. 

¿Intentas convencer a tus compañeros de trabajo de que la mejor guía para sus vidas es que sigan las enseñanzas del Señor de los Anillos o los libros de Harry Potter? Prepárate entonces a escuchar las más sonoras carcajadas. Sin embargo, si ese libro con el que das la tabarra a tus convecinos fue escrito hace milenios por algún ignorante pastor de cabras, ovejas o beduino analfabetos, y a pesar de que en él se defienda la discriminación más rampante, la persecución más irracional, el asesinato del diferente, el odio al extraño, la violación como castigo penal y cualquier otra barbaridad, no sólo tendrás toda la atención y respeto de todo aquel que se cruce en tu camino sino que si algún individuo osara mostrar cualquier tipo de reticencia, burla, critica o desprecio hacia ti o hacia las increíbles, soporíferas u ofensivas historietas con las que les aburres o insultas al intelecto,  ten por seguro que este blasfemo acabará teniendo problemas con la justicia, y dependiendo de en qué país te encuentres lo mismo consigues que sea ejecutado sumariamente por su herética falta de respeto.

¿Eres un ignorante y carente de cualquier conocimiento o preparación intelectual, pero aún así consideras estar en posesión de una arcana verdad totalmente ajena a la razón y a la realidad? Pues si adornas tu cretinismo con esa mágica propiedad llamada fe, podrás conseguir fácilmente que hasta los políticos poderosos, insignes pensadores, filósofos o científicos escuchen arrobados tu plática por más disparatados, absurdos y erróneos que sean tus "argumentos".

Este es el único y verdadero milagro de la religión, encumbrar a aquellos que por su debilidad mental deberían estar siendo tratados como lo que verdaderamente son: pobres e ignorantes alucinados necesitados de una cura de realidad dispensada por profesional médico debidamente cualificado.


2 comentarios:

  1. "¿Intentas convencer a tus compañeros de trabajo de que la mejor guía para sus vidas es que sigan las enseñanzas del Señor de los Anillos o los libros de Harry Potter? Prepárate entonces a escuchar las más sonoras carcajadas. Sin embargo, si ese libro con el que das la tabarra a tus convecinos fue escrito hace milenios por algún ignorante pastor de cabras, ovejas o beduino analfabetos, ..."

    Evidentemente la Biblia no es Harry Potter ni el Señor de los Anillos, que son relatos escritos exclusivamente para entretener. La Biblia es otra cosa muy diferente, ya que no fue escrita para entretener sino para manipular. De hecho la Biblia es el mejor manual de manipulación de masas que se haya escrito jamás, por eso ha sido muy exitosa. Por un lado enseña a una minoría a manipular a la mayoría, y por el otro enseña a la mayoría a que no le importe ser manipulada por la minoría. En ese sentido, la Biblia es una obra maestra. Evidentemente no fue escrita por "por algún ignorante pastor de cabras, ovejas o beduino analfabetos" sino por alguien (o más bien varios) que sabían muy bien lo que hacían y lo que pretendían. Que la Bilbia hable de Dios no es lo que importa, convencer a las masas de que Dios existe es lo de menos. Lo verdaderamente importante es hacer creer a las masas que al Todopoderoso Dios se le puede manipular por parte de una casta de privilegiados (léase "profetas", "sacerdotes", "el papa", etc) y que a cambio de una compensación económica abonada a favor de estos intermediarios, cualquiera puede pedirle a Dios que cumpla sus deseos, u obtener la inmortalidad, etc...

    ResponderEliminar
  2. Antes dije: "a cambio de una compensación económica abonada a favor de estos intermediarios, cualquiera puede pedirle a Dios que cumpla sus deseos, u obtener la inmortalidad, etc...".

    Se me olvidó especificar que en ese manual de manipulación de masas que es la Biblia (y en su plagio árabe el Corán) también se enseña que a los sometidos se les debe exigir además la obediencia ciega a los intermediarios que dicen hablar y actuar en nombre de Dios, bajo pena de terribles castigos si no cumplen.

    ResponderEliminar