Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

2 de octubre de 2015

Adán, Eva y el hueso perdido según un académico estadounidense



Si ya es preocupante que millones y millones de cristianos gasten su tiempo, su dinero y sus energías cerebrales en intentar comprender o ya puestos sacar algún tipo de lógica al absurdo galimatías en el que consiste la Biblia, este comportamiento se convierte en surrealista cuando es un académico el que se desvela por intentar explicar la inexplicable mitología cristiana.

Que a estas alturas del siglo XXI un profesor universitario dedique sus esfuerzos a entender el significado real y profundo del Génesis, es tan disparatado como si otro investigador intentara explicar la realidad de los libros de Harry Potter. Pues bien nuestro protagonista, profesor de la " American Jewish University",  ha expuesto recientemente en un congreso la "revolucionaria" teoría de que en el relato del Génesis hay un error de traducción. 

Todos conocemos el cuento ese de que Dios fabricó a Eva a partir de una costilla de Adán. Pues bien, nuestro sesudo investigador opina que la palabra hebrea original que se refiere al hueso usado por la divinidad para la creación femenina no debe traducirse por costilla sino por báculo o hueso peneano, es decir el hueso que tienen todos  los mamíferos en el pene para poder penetrar a las hembras sin necesidad de una erección, proceso este último que por contra es totalmente necesario en el ser humano al carecer de tan útil y pétreo detalle anatómico. 

Según nuestro investigador, que lleva años intentando vender su hipótesis, los perspicaces judíos de la más remota antigüedad se habrían percatado de esa diferencia entre los humanos y perros, gatos y demás mamíferos. Y para explicarla (según él) pues se inventaron el mito de que Dios le quitó a Adán ese tan particular hueso de su pene, para engendrar a Eva. Vamos, como si los antiguos hebreos hubieran tenido la inquietud de explicar todas y cada una de las sorprendentes particularidades de la siempre prodigiosa Naturaleza. 

3 comentarios:

  1. Entonces según este cristiano, dios no robó furtivamente a la noche la costilla de Adán, sino que lo cogió durmiendo y le robó el pene. Es un dios extraño este que tiene una fijación por penes, prepucios y testículos en general. ¿Entonces es por eso que la mujer termina siendo considerada un ser del carajo?. Viviendo y aprendiendo.

    ResponderEliminar
  2. Al menos los libros de harry potter son divertidos :v

    ResponderEliminar
  3. En realidad el relato bíblico de Adán y Eva es un plagio de un mito sumerio mucho más antiguo. En dicho mito el equivalente de Eva es la diosa Nin-ti, cuyo nombre significa "la Mujer de la Vida", o "la Mujer [que Crea la] Vida". El mismo significado tiene el nombre de Eva, en hebreo "Havva". Pero "ti" también es la palabra sumeria para "costilla", por consiguiente Nin-ti podría interpretarse también como "la Mujer de la Costilla". De ahí que en la Biblia, Eva es creada por supuesto con la costilla de Adán.

    Por lo tanto no se trata de un error de traducción, sino simplemente de un relato inventado a partir de un juego de palabras, como otros que también aparecen en la Biblia. Por ejemplo, "Babel", que es el nombre original de la ciudad de Babilonia, en la Biblia es el lugar de la "confusión" de la lenguas, pues "babel" suena en hebreo como una palabra que significa "confusión" y el escriba se inventó la historia de la confusión de las lenguas. Moisés, que es un nombre egipcio que significa "nacido", en la Biblia es un nombre que significa "salvado de las aguas" pues suena igual que la expresión hebrea que significa "sacar del agua", por lo que el escriba se inventó la historia del niño en la cesta (y de paso plagiándola de la historia de Sargón de Acad), y así otros muchos.

    ResponderEliminar