Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

3 de septiembre de 2015

Republicanos aferrándose a su dios (el cristiano por supuesto) y a sus armas



La verdad es que algo falla en una democracia cuando puede existir (y sobre todo triunfar) un partido como el republicano estadounidense, mezcla orgullosa de los fanatismos más variados.

Y el último ejemplo, encontrado buceando por la web, nos viene del siempre tan particular estado norteamericano de Texas. Allí hace un par de años un funcionario local celebró un mitin de su partido en el que invitaba a todos a los asistentes a acudir pertrechados con las dos únicas cosas que necesita un verdadero (y por tanto descerebrado) miembro del partido republicano: su Biblia y su arma.

Y para que no quedara ninguna duda, ya que el votante republicano es corto de miras por naturaleza y necesita que le expliquen muy claramente las cosas porque enseguida se bloquea, el cartel anunciador llevaba una fotografía explicativa en donde un vaquero, de esos de las películas, portaba en su cinturón una cartuchera para un revolver y otra cartuchera para la Biblia, y por si todavía no fuera suficiente las dos manos listas para desenfundar las dos únicas herramientas que necesita un verdadero texano. 


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar