Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

3 de julio de 2015

El sueño como fuente primordial de la esencia religiosa



Aunque los creyentes afirman que sus dioses son entidades externas y autónomas, la antropología y la neurociencia sin embargo tienen una explicación mucho más sencilla (y por supuesto mucho más plausible) acerca de donde provienen en realidad los entes espirituales.

Durante más de un siglo los antropólogos han documentado ampliamente la importancia del sueño como una fuente primaria para las ideas y prácticas de los pueblos tradicionales  de todo el mundo. Así, en muchas sociedades tradicionales los sueños son considerados una evidencia directa y vivencial de un reino espiritual y estos pueblos interpretan sus sueños como una prueba de que el alma del soñador deambula fuera del propio cuerpo y se relaciona con dioses y seres espirituales del mundo supernatural: los jíbaros consideran que los sueños están habitados por seres espirituales que suelen convertirse en el foco de sus historias y sus rituales sagrados; las tradiciones de los mayas indican que los sueños son comunicaciones directas de antepasados ​​sagrados; los tikopia de la Polinesia también ven muchos sueños como una comunicación directa de los seres espirituales con el individuo soñador, etc.

Además desde hace mucho tiempo los investigadores saben que interrupciones del sueño implican la pérdida de la rutina de fases REM y no REM, esta falta de sueño lleva al individuo en cuestión a tener microsueños REM durante el día (lo que comúnmente se llama echar cabezaditas), así como estados de ensueño y síntomas disociativos. Eventos todos ellos que pueden llegar  a producir alucinaciones hipnagógicas: auditivas, visuales o táctiles. También se sabe que la ruptura del sueño REM contribuye a aumentar los síntomas y los estados delirantes en pacientes de esquizofrenia. Es también llamativo que los delirios religiosos son más frecuentes entre pacientes esquizofrénicos en comparación con la población en general.

Entonces en resumen, si sumamos individuos con ciertos problemas psicológicos más un poco de privación de sueño, proceso bastante habitual en casi todas las comunidades religiosas ya que tienden a considerar el sueño como una fuente de indolencia por donde siempre acecha el Maligno, es fácil entender cómo se generan con relativa facilidad esas tan famosas experiencias místicas entre los individuos más susceptibles, esos que luego son entronizados como mediadores de la divinidad por parte de los siempre crédulos miembros del rebaño religioso.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la neurociencia de la fe religiosa, espero que este campo siga avanzando a buen ritmo. Quizás tengamos a las puertas la vacuna contra estas estupidizantes supercherías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo llevas tu claro,no se quieren poner la vacuna contra la difteria y se van a poner la anti religión...

      Eliminar
    2. Bueno, déjame soñar al menos XD.

      Eliminar