Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

16 de mayo de 2015

Como un creyente se hace ateo



En este breve video un creyente cuenta como se convirtió en ateo: ¡pensando!

2 comentarios:

  1. jojo fue como algo bien absurdo, jejeje
    igual siento que no es una manera muy buena de convertirse en ateo, a menos que el tipo haya cambiado un poco la historia para hacerla más chistosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda forma de “convertirse” en Ateo es buena. Este es el caso común de comprensión de que la falta de conocimiento científico nos hace alucinar con sorpresas inexplicables y seres superpoderosos. Como sucede con los niños. Se supone que cuando crecemos y nos enseñan la existencia de la ciencia y sus métodos de interpretación de la realidad, deberíamos despertar y dejar de aceptar las fantasías que creíamos cuando infantes. Lamentablemente mucha gente prefiere seguir creyendo en fantasías por que les incomoda la explicación de la realidad, ya que esta les abala sus bases infantiles, creyendo que es más práctico aceptar la idea tradicional ya que es más fácil ser sumiso, sin más responsabilidad de la que asentir lo que se ha dicho. Como una infantería. Como un rebaño.

      Eliminar