Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

22 de diciembre de 2014

Sin buscar la utopía volveremos a ser siervos de la gleba como en el Medievo



Ahora que el mundo neoliberal anda asustado por la posibilidad de que en España llegue a gobernar un partido ajeno al servilismo económico diseñado por el pensamiento único, y aumentan los ataques desde todas las posiciones del espectro político establecido para mantener la criminal ortodoxia económica que nos está llevando al desastre más absoluto, es hora de hacer una pequeña reflexión.

Para cualquier persona que haya leído un poco de historia queda meridianamente claro que, desde siempre, el poder ha intentado convencer a la ciudadanía que alterar el status quo de la opresión y la explotación era algo imposible.
En su momento se dijo que la abolición de la esclavitud significaría el fin de la economía, puesto que los esclavos no podrían nunca ser sustituidos de manera competitiva por trabajadores con sueldos. También se demostró una y otra vez que las demandas de los obreros al pedir una jornada de trabajo de 8 horas, descansar los fines de semana y tener vacaciones pagadas ¡Dios mío, qué horror! llevarían inexorablemente a la ruina a la economía y a la disolución de la propia sociedad en un irremediable caos anarquista.

Desde prácticamente todos los medios de comunicación "serios", es decir aquellos al servicio del gran capital, se nos repite machacona e incansablemente que obligar a los ricos a pagar impuestos es económicamente contraproducente porque entonces dejarán de generar empleo y riqueza, pero los hechos son tozudos y resulta que los países escandinavos, los de mayor imposición fiscal, son curiosamente los que poseen las economías más estables y desarrolladas.

Sesudos economistas (doctorados por las mejores universidades) pontifican infatigablemente con que los trabajadores deben trabajar más y ganar menos para poder pagar los excesos de banqueros avaros y especuladores amorales y así poder salir de la crisis, pero sin embargo son los países que siguen estos fanáticos dogmas neoliberales los que presentan recesiones económicas más acusadas y duraderas, mientras que las naciones que suavizan o que directamente olvidan los "incuestionables" mandamientos neoliberales emanados de los gurús del BCE o del FMI, son los que recuperan más rápidamente la senda del crecimiento y del bienestar.

En resumen, hoy como siempre otro mundo, diferente al que nos quieren encadenar los mismos poderes que llevan siglos esquilmando el planeta en su propio beneficio, es posible y si no buscamos la utopía, por todos los medios a nuestro alcance, desgraciadamente volveremos a ser siervos de la gleba como en la Edad Media o mucho peor, esclavos como en el Imperio Romano.


2 comentarios:

  1. Me entusiasma verlo escrito de forma tan clara. Es urgente, para salir del pozo en que nos han metido los cenizos como Merkel y Rajoy, divulgar que la historia demuestra científicamente que buscar los ideales no nos lleva al desastre sino que son realizables.

    ResponderEliminar
  2. Si señor- claro, bien claro.

    ResponderEliminar