Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

4 de septiembre de 2014

Las brutales medidas de recorte sanitario empiezan a dar sus frutos: los primeros muertos



Ahora que han pasado dos años desde que el gobierno del PP expulsara a cientos de miles de personas del sistema sanitario podemos empezar a ver las terribles consecuencias de tan criminal decisión.

 
Así, aunque no sabemos si estas antidemocráticas y discriminadoras políticas han servido para recortar el gasto sanitario lo que se está descubriendo es que, tal y como se sospechó desde el primer momento, empiezan a aparecer los primeros muertos debidos a tan criminales políticas de exclusión socio-económica, hasta un total de 800 personas.

Porque cuando a ciudadanos sin recursos de las capas sociales más desprotegidas se les impide recibir la adecuada atención sanitaria pública, pues estos desfavorecidos directamente dejan de ir al médico hasta que ya es demasiado tarde para poder tratar sus enfermedades y algunos se mueren directamente.

Y no se crean que esto está ocurriendo sólo con mendigos o inmigrantes ilegales, sino que cada vez más población autóctona de bajos o nulos ingresos económicos: jubilados que cobran la pensión mínima o parados de larga duración tienen muchas veces que elegir entre comer o pagar el recibo de la luz frente a comprar esas medicinas que cada vez son más inasequibles para sus depauperadas economías domésticas, de tal manera que los tratamientos se resienten y se acaba poniendo en peligro la salud y a veces la vida de estos pobres ciudadanos que han sido directamente olvidados por nuestros piadosos pero neoliberales gobernantes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada