Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

29 de agosto de 2014

Un (peligroso) ejemplo de la poderosa medicina tradicional china



Desde siempre el milenario conocimiento oriental ha tenido una pátina de exotismo a la vez que de alternativa al materialista mundo occidental. Y las "medicinas" tradicionales chinas se han publicitado durante años como una fuente de salud cuando en realidad son una simple mezcla de supercherías irracionales, ineficaces y muchas veces peligrosas para los pobres incautos que se dejan estafar por esa mezcla de vacías palabras y supuestos remedios alternativos y "naturales".

Y el último ejemplo de esa peligrosa e ignorante superstición nos llega de Hong Kong, en donde una persona ingresa en el hospital con evidentes síntomas de intoxicación por plomo, evidentes por supuesto sólo para un profesional médico. Preguntada la paciente, ésta indica que lleva un mes tomando diariamente una infusión "recetada" por un curandero tradicional chino que contenía las cenizas de los restos de la combustión de un poderoso talismán, objeto que casualmente contenía plomo tal y como demostró el posterior análisis, de tal manera que la ignorante mujer en lugar de curar sus dolencias previas acabó con una intoxicación que bien pudiera haberla matado. Aunque como siempre aparecerá algún incauto que afirme que ¿qué problema hay en tomar una simple infusión natural?


4 comentarios:

  1. No sé, ateo, esta vez, creo que le has dado demasiado sensacionalismo a la noticia. Sin quitarle gravedad, a mí más me parece una metedura de pata de un irresponsable que algo directamente achacable a una técnica, por poco creíble que pueda ser su eficacia.
    Tampoco se puede extrapolar de aquí, que tomar infusiones encierre un peligro mayor que una reacción inesperada a un fármaco.
    Es mi opinión, ir tan a saco, tampoco creo que sea beneficioso.

    ResponderEliminar
  2. Arrancaboinas
    El problema con todas las pseudomedicinas es el mismo. Como no hay controles el paciente queda al "criterio" del curandero y de las fuerzas vitales del más allá o del más acá y lo mismo vale quemar un talismán que curar el cáncer con agua bendita. Y si no aparece un verdadero medico de verdad pues ahora mismo esa señora estaría muerta por intoxicación.

    ResponderEliminar
  3. Cualquier tipo de tratamiento basado en superstición, como el hecho de querer curar por el formato de un amuleto de la buena suerte; o el dicho conocimiento antiguo creado por agoreros videntes que no tenga como base el estudio serio, probado y aprobado, de forma científica, no merece ningún respeto por nosotros que vivimos en este siglo. Si en algún momento del pasado, este tipo de hechizos fueron un motivo de fuerza y esperanza para las personas que padecían de algún problema físico o “espiritual”, es entendible; eran ignorantes sin oportunidad de conocimiento. Ahora, pensar que hoy en día hay personas que aceptan ese tipo de tratamiento, porque piensan que es cierto (dudo que lo hagan si pensasen que es errado), creen por ser ignorantes. Supongo que cualquier persona con un mínimo de conocimiento acepte estos tratamientos de curanderos a la posibilidad de erro de un tratamiento científico. Y cuando hablamos de ciencia estamos nombrando todo lo que la determina como el conocimiento de filosofía, química, física, biología, psicología, medicina y neurociencia. El promedio de vida de las personas hace tres siglos era de 30 años. El promedio de vida hoy es de 80 años (en países donde existe medicina moderna), y esto comenzó a ser visto con la explosión del conocimiento científico en el siglo XX. Hoy en día es absurdo pensar en medicina alternativa, porque simplemente sólo existe la medicina sin alternativa.

    ResponderEliminar
  4. las pseudociencias son tan peligrosas como creer en Dios y saltar del empire state diciendo: ``¡¡¡Dios me salvará!!!´´

    ResponderEliminar