Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

13 de agosto de 2014

Jesucristo al volante y luego pasa lo que pasa



Aunque ya nada debería sorprender en el absurdo e infantil mundo de las creencias, hay algunas noticias que demuestran el increíble grado de privilegio que tienen aquellos de nuestros congéneres menos favorecidos mentalmente y que intentan vivir sus pobres vidas bajo los designios de las dementes alucinaciones de unos ignorantes pastores de cabras de la Edad del Bronce. Porque juzguen ustedes.


Resulta que los cristianos celebran todos los años el día de Jesucristo al volante y viniendo de esos pobres seres aborregados pues ya se pueden ir imaginando ustedes en qué consiste tan curiosa como peligrosa celebración. En efecto, en ese día los cristianos más fervorosos (y por tanto los más ignorantemente idiotas) intentan demostrar el poder de su nazareno zombi ¡conduciendo durante cinco minutos sin tocar el volante de su vehículo!, eso sí, sólo por una autopista (porque imbéciles del todo no son) ya que si lo hicieran en una carretera comarcal del Pirineo aragonés, con sus cerradas curvas, o en medio del caótico tráfico de una gran urbe acababan todos reuniéndose con su hacedor. Hecho que demuestra lo poco que en realidad confían en su imaginario amigo. Vamos que en realidad se lo ponen demasiado fácil y parece que confiar confían poco en el hacedor de milagros, ya que el verdadero acto que nos convencería de una vez a todos los impíos, herejes y ateos del mundo sería que de verdad que los cientos de millones de cristianos fueran por la calle conduciendo con las manos en los bolsillos y los ojos cerrados. Eso sí que sería una prueba fehaciente del poder del hijo de la zarza ardiente y la paloma sideral.

Pero aún así, siempre queda un piadoso de verdad entre tanto cobarde cristiano, en este caso en particular una creyente, para poner a prueba la verdadera fe, con los por otra parte desastrosos resultados esperables. Beata que mientras conducía oyó la voz de Jesucristo que le decía que a partir de ese momento se relajara ya que Él mismo llevaría el vehículo. Así que la buena y bienaventurada cristiana ¿es que no hay nunca a mano un psiquiatra de guardia para que encierren bajo 7 llaves a este tipo de dementes? abandonó el volante y dejó la conducción en manos de quién únicamente había manejado un borriquillo en su supuesta entrada triunfal en Jerusalén y que por tanto entiende menos de vehículos a motor que un bosquimano de mecánica cuántica. Y claro, ocurrió lo que inevitablemente tenía que ocurrir, que se produjo un accidente con el resultado de un motorista atropellado y herido. Pero como los caminos del señor son inescrutables (y la locura cristiana campa a sus anchas por todo el mundo) pues la novia del desafortunado motorista en lugar de denunciar a la loca al volante que bien podía haber matado a su pareja, pues declaró toda ufana en su cateta mentalidad que a su novio le había salvado ¡su ángel de la guarda! y tan contenta que se quedaría la incalificable mujer. Como se puede observar, los cristianos siempre tienen una absurda respuesta a todo lo que les ocurre, aún cuando esto sea consecuencia directa de la irresponsabilidad de sus hermanos en la locura.


 

1 comentario:

  1. Hola amigo. Dos comentarios:

    1°) Lo de "Jesús al volante" no es una celebración real. Es un desafío a la fe de los cristianos, inventado por un no cristiano: http://de-avanzada.blogspot.com/2013/03/Jesus-al-Volante.html

    2°) Yo también reporté sobre esto cuando sucedió, hace casi 20 días: http://de-avanzada.blogspot.com/2014/07/Jesus-volante.html :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar