Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

25 de junio de 2014

Asuntos de familia, según para cuales y para qué



En este país esperpéntico, donde nuestros gobernantes han perdido la decencia y casi con seguridad la cordura, el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón brilla con deslumbrante luz propia.

Porque en ¿qué país salvo la España del cortijo nacionalcatólico cabe que un individuo borracho huya de la policía y se refugie en casa de su padrecito, miembro del gobierno y los escoltas del papá impidan la detención del delincuente por ser hijo de un ministro? Y por supuesto el interfecto, nuestro piadoso ministro nos comunica sin rubor alguno ni vergüenza ajena como si de un mafioso cualquiera se tratara, que no pasa nada, que

“los asuntos de familia se tratan en familia”

como si el encubrir a un delincuente, abusando de su cargo público fuera lo más normal del mundo. Y por supuesto eso de dimitir por decencia y por mantener un poco de honra, pues nada de nada.

Y lo peor del caso es que este ministro, que confunde el encubrimiento de un delito con la vida privada, es el mismo que quiere decidir sobre las relaciones sexuales y perseguir (y quizás encarcelar, si no al tiempo) a aquellas mujeres que, saltándose los sagrados mandamientos de la muy santa madre iglesia, tengan la osadía de impedir la vida de un puñado de células indiferenciadas, eso sí portadoras de un alma cristiana inmortal desde el mismo momento de la fecundación (mira que es rijoso ese pervertido diosecillo de pastores de cabras, siempre atento a nuestros pecados de alcoba). Que ya se sabe que las golfas que quieren abortan no tienen derecho alguno a vida privada. ¡Asco de país!


1 comentario:

  1. Y privatiza servicios públicos Registo civil en beneficio de los amiguetes, amiguetas. Pero que bueno, requetebueno que es.
    Que asco de país! Desde los Pirineos a la Punta de Tarifa.

    ResponderEliminar