Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

8 de abril de 2014

Milagro, en España tenemos el medicamento universal y nosotros sin saberlo



Pues sí, resulta que al final nuestros piadosos gobernantes patrios van a tener razón con los brutales recortes en investigación y su cristiana visión de que mantener a científicos frikis para que dilapiden el dinero público en oscuros y ateos experimentos sobre la búsqueda de nuevos medicamentos o tratamientos médicos es un derroche inaceptable que no se puede permitir un país católico como España.

Y todo ello es posible porque la piel de toro es desde hace milenios la tierra del medicamento por excelencia capaz de curar cualquier tipo de enfermedad. Y por supuesto han tenido que venir desde lejanas pero cristianas tierras a mostrarnos la verdadera panacea médica universal.


Así, la evangélica "Iglesia Universal del Reino deDios" ha descubierto, sin esos tediosos, carísimos y por supuesto ateos ensayos de doble ciego que el "santo" aceite de oliva es capaz de curar todo tipo de enfermedades, desde
"la esquizofrenia y otras enfermedades mentales, problemas estomacales o de vejiga, infartos y resto de dolencias cardiacas, a cualquier tipo de tumores o incluso los problemas conyugales." 

Y no se crean, que esta iglesia originaria de Brasil tienen una dilatada experiencia en curar las más diversas enfermedades como el SIDA, la homosexualidad, la epilepsia o la depresión.

Y por supuesto, no han tenido que publicar estos increíbles resultados en ateas revistas científicas tipo "Nature" o "Science" puesto que estos maravillosos resultado ya habían sido descritos hace un par de milenios en la única y verdadera fuente de todo conocimiento: la sagrada Biblia. Si es que hay que ir a las fuentes originales.

Así que los españoles estamos de enhorabuena, puesto que nuestro país es el primer productor mundial de aceite de oliva y por tanto es capaz de abastecer al mercado sanitario mundial y acabar de una santa vez con todas esas enfermedades con las que esos millones de científicos ineptos y ateos llevamos batallando siglos y siglos sin llegar nunca a eliminar del todo. Y además al ser un medicamento bien podremos venderlo a la módica cantidad de

Por tanto, ahora se ve con total claridad la acertadísima decisión del actual gobierno español de desmantelar la investigación científica (sobre todo la biomédica) y dejar en manos de quien de verdad puede solucionar los problemas médicos de la población.


5 comentarios:

  1. Parece que al final descubrieron el secreto del nazareno para sus milagros. Y pensar que lo teníamos debajo de nuestras narices. Ungidos.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que entiendo, sólo me curaré con el Aceite Sagrado de Israel (R), el de España no es sagrado ni es de Israel, asi que dudo mucho que funcione :P

    ResponderEliminar
  3. ¡Hay! Impio Jose Zanni. Si Rouco Varela (que deja a la altura del betún al propio Torquemada) bendice el aceite de oliva español seguro que alcanza mayor poder curativo que el dispuesto por el propio Jesucristo.

    ResponderEliminar
  4. http://www.revistamongolia.com

    ResponderEliminar