Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

10 de marzo de 2014

Los penes en Bután ahuyentan a los demonios








ya que piensan que favorecen la fertilidad, ofrecen protección contra el mal y ayudan a luchar contra los rumores maliciosos.

La creencia proviene del lejano siglo XV en donde un monje budista "demostró" la capacidad de su falo "para alejar los malos espíritus y transformarlos en deidades protectoras" cuando subyugaba a "demonias" con su parece ser que poderoso "instrumento". No me digan que no es divertido, vean lo que se tuvo que inventar el rijoso monje para poder fornicar con sus convecinas. Que una jóven del pueblo de al lado se comportaba de manera extraña (señal inequívoca de posesión demoniaca), exorcismo fálico al canto según nuestro avispado y priápico monje.

En su honor se modeló su pene erecto construido en bambú con mango de plata, estatua que según los creyentes posee el poder divino de ayudar a las parejas sin hijos a procrear. Lo que no sé es en qué consiste en realidad el ritual que implica a este legendario consolador.

Y como siempre esta extraña y absurda creencia choca con la opinión de otros también piadosos budistas del pequeño país que opinan que estos símbolos fálicos son obscenos y ofensivos. Como pueden observar otro ejemplo más de que bajo el prisma de la religión todo cabe, por muy contrarios que sean los extremos siempre existirá algún grupúsculo de piadosos que defenderá la postura totalmente contraria a la de sus también misericordiosos vecinos.



3 comentarios:

  1. Sin dudas, es una religión del carajo.

    ResponderEliminar
  2. Decididamente, en el reparto de religiones en occidente nos tocó una de las peores, si fuéramos budistas de Bután tendríamos una salida laboral mas que interesante, como exorcistas.

    ResponderEliminar
  3. Que mierda. Es lo mas interesante que eh leido en meses.

    ResponderEliminar