Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

21 de agosto de 2013

Las ratas de laboratorio también suben al cielo



Una de las supuestas evidencias que con más fuerza defienden todos aquellos creyentes (tanto religiosos como místicos) en el más allá para dar validez al mundo espiritual o celestial son las llamadas experiencias cercanas a la muerte, vívidas descripciones de intensas alucinaciones visuales (túneles de luz, etc) que sufren algunos individuos que se han encontrado en situaciones próximas a la muerte cerebral. Pues bien, un grupo de investigadores norteamericanos parecen haber encontrado una explicación más prosaica y racional a estos místicos fenómenos.

Estudiando ratas de laboratorio durante el estado de vigilia, bajo una anestesia general y después de un infarto de miocardio los investigadores han podido determinar que en contra de lo que se suponía en la fase de muerte clínica el cerebro no se encuentra inactivo o hipoactivo y no tiene menos actividad que cuando se está en estado de vigilia. Así en esos breves momentos finales el cerebro de las ratas mostró una gran actividad eléctrica generando infinidad de conexiones entre diferentes áreas y una gran excitación neuronal, es decir el cerebro al borde de la muerte llega a estar hiperestimulado y excitado.

Así que si pudiéramos preguntar a estas ratas que es lo que han sentido durante la experiencia, muy probablemente nos hubieran respondido que se encontraban en un momento de paz absoluta, avanzando por un túnel de tenue luz amarilla (ya que las ratas son fotofóbicas y de comportamiento nocturno) camino del ansiado paraíso de los roedores para disfrutar junto con la Gran Madre Rata Blanca de una eternidad repleta de montañas de queso, ríos de leche y almacenes atestados de cereales y huevos y en donde no existen ni los raticidas ni los gatos ni los demonios humanos que las exterminan con saña en esta tierra de sufrimiento. Amén.



2 comentarios:

  1. Pues hubo un médico que se dedicaba a comprobar el peso de una persona antes einmediatamente despues de morir, los pocos gramos de diferencia al parecer eran la prueba de que existía el alma , que salía del cuerpo. Al realizar la misma prueba con perros no encontraba diferencia de peso, lo que según el confirmaba su teoría ya que los perros no tienen alma , según este buen señor.
    Era el doctor Duncan MacDougall. Pero ete aquí que un colega suyo realizó el mismo experimento con ratas y sorpresa: en ese caso si que había diferencia de peso.Conclusión : las ratas tienen al alma, y si han sido buenas seguro que van al cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos pocos gramos de diferencia podrían ser también grasa que se quema al morir,ya que el organismo gasta mucha energía en seguir vivo,por eso cuando alguien muere está tan débil,porque el organismo gasta sus últimas energías en mantener el cuerpo con vida.¿Además,si se detectaba una diferencia de peso considerable,como subía después el alma al cielo?Algo tan pesado no asciende así como así

      Eliminar