Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

18 de julio de 2013

La falacia de las balanzas fiscales interregionales o intercomunitarias



Una de las estrategias más machaconamente impuestas por los partidos nacionalistas en España (de tal forma que a estas alturas incluso ha calado muy profundamente entre los políticos de izquierdas) ha sido la de repetir hasta la saciedad que las comunidades autónomas más ricas en España están financiando y subsidiando a aquellas regiones menos desarrolladas. Vamos, que los laboriosos y eficientes vascos y catalanes están manteniendo la ociosidad de extremeños, andaluces o aragoneses. Y como corolario se desprende que esa prodigalidad debe tener unos límites cuando no acabar directamente. Y por supuesto este interesado argumento es erróneo en todo punto. 

Lo primero que hay que indicar es que en un país como España los territorios no pagan impuestos sino que son los ciudadanos y las empresas los que cumplen con sus obligaciones fiscales. Así dos ciudadanos con los mismos ingresos tributarán similarmente aunque uno viva en Barcelona y el otro en Cádiz. Por lo que si en Barcelona o Madrid se recogen más impuestos que en Murcia o Almería es porque hay más ciudadanos que tributan o simplemente que son más ricos.

Además en España las empresas pagan sus impuestos en la comunidad autónoma en donde tienen su sede social independientemente de donde provengan sus ingresos. Así por ejemplo grandes empresas como Telefónica o La Caixa ingresan todos sus impuestos en Madrid o Barcelona respectivamente aun cuando es obvio que una gran parte de sus ventas y sus respectivos beneficios asociados ha sido generados en Extremadura, Canarias, Galicia o incluso en el extranjero cuando la empresa es multinacional. Pero para entender lo absurdo que es hablar de las balanzas fiscales interterritoriales no sólo hay que tener en cuenta donde paga cada empresa sus impuestos, sino que ese hecho también influye en los impuestos del resto de los ciudadanos. Así todas las empresas suelen concentrar en su sede social a aquellos trabajadores y directivos más importantes y por tanto mejor remunerados. Por ejemplo, Telefónica tiene a las afueras de Madrid una pequeña ciudad en donde trabajan miles de sus más cualificados trabajadores, que aunque dan servicio a toda la empresa en España y en el resto del mundo, por supuesto tributan en la Comunidad de Madrid y no en Asturias. Además esos trabajadores viven (y por tanto compran) en Madrid por lo que indirectamente pagan (y mantienen) a otros trabajadores de los más variados servicios, de tal forma que si Telefónica decidiera trasladar su sede social a Soria no sólo los miles de trabajadores de la multinacional afectados por el traslado empezarían a pagar impuestos en Castilla y León si no que se crearían otros miles de empleos indirectos en la ciudad castellana, perdiéndose por el contrario en la capital de España. 

Por tanto en un país en donde no hay fronteras, aduanas ni aranceles entre sus distintos territorios o ciudades es del todo absurdo manejar de forma erróneamente interesada los datos fiscales y de recaudación para defender mezquinamente el argumento de los desequilibrios fiscales como justificación de lo que simplemente es egoísta insolidaridad.

Y ello es directamente extrapolable a la actual situación dentro de la Unión Europea, en donde Alemania (que puede vender todos sus productos sin problema alguno al resto de los países y que sus empresas repatrían sus beneficios) se queja avaramente de lo que paga para mantener al improductivo y festivo sur de Europa, pero no se da cuenta de que millones de empleos en Alemania se perderían automáticamente si las economías de Grecia, Italia, Portugal o España se cerraran a sus productos. Así que bien podrían aprender los autosuficientes habitantes del norte europeo un poco de China, principal y fiel comprador de los bonos del tesoro estadounidense porque sabe que si EEUU quiebra o entra en una profunda recesión las grandes perjudicadas serían las potentes empresas chinas exportadoras que dejarían de inundar los mercados norteamericanos con sus productos.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario