Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

13 de junio de 2013

Prohibido predicar en los vagones de tren en Río de Janeiro



Aunque estamos acostumbrados a que la religión pueda imponer con total impunidad y sin posibilidad de crítica alguna su antidemocrática, discriminadora y supersticiosa visión del mundo, en ciertas ocasiones aparece una noticia que induce a pensar que no todo está perdido en esta desigual lucha entre la democracia y el fanatismo o entre la racionalidad frente a la superstición.


Parece ser que debido a la feroz competencia entre sectas cristianas que se viene desarrollando en Brasil desde hace décadas por la primacía religiosa, el nivel de proselitismo de los diferentes grupos religiosos rivales estaba alcanzando cotas difíciles de soportar para la ciudadanía más crítica y racional. Así grupos de predicadores evangélicos promovían su religión dentro de los vagones de tren en Río de Janeiro mediante ruidosos sermones que muchas veces llegaban al griterío,  cánticos acompañados del uso de instrumentos musicales e incluso algunas veces llegando al insulto verbal o a la agresión a los pasajeros de otras religiones con los que se cruzaban en los vagones. Tal es así, que el número de quejas de los viajeros había aumentado de tal forma que se ha prohibido judicialmente y de forma salomónica a los seguidores de cualquier religión el que puedan

“hacer manifestaciones religiosas y tampoco avergonzar a los demás usuarios”

dentro de los vagones del metropolitano carioca. En fin un poco de racionalidad nunca viene mal para poner un poco de orden en el increíble mundo de la religión. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario