Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

20 de mayo de 2013

La absurda obcecación de algunas mujeres por pertenecer a una religión que las menosprecia y humilla



En toda mi vida nunca he sido capaz de entender (será por mi limitada mente atea) como las mujeres, que tradicionalmente han sido menospreciadas, humilladas y discriminadas por las diferentes religiones, luchan infatigablemente para conseguir mínimos avances igualitarios en unas organizaciones profunda y dogmáticamente machistas, que consideran al género femenino inferior al varón en el mejor de los casos, cuando no directamente sucias, perversas y pecaminosas entidades sólo un poco mejor ubicadas en la escala de la gracia divina que los simples animales. 


Pero algunas ahí siguen, tozudamente dispuestas a intentar mantenerse dentro del rebaño de creyentes a toda costa y a conseguir una absurda, patética e ignorante igualdad allí donde solo existe fanatismo y discriminación. Este es el caso de la ciudadana israelí Bonnie Bras y el grupo Mujeres del Muro que llevan nada menos que desde 1988 intentando rezar en el Muro de las Lamentaciones vestidas como los rabinos ultraortodoxos entienden como exclusivo de los hombres, con los tallitot o mantos de oración, la kipá o clásico gorro judío, el taled o manto de oraciones con flecos y los tefillin o cajas de cuero con textos de la Torá que se atan a la cabeza y el brazo. Y parece ser que eso dentro de las estrechas mentes carcomidas por la ignorancia religiosa de los varones ultraortodoxos hebreos (y no me pregunten a mí porqué) es una terrible blasfemia y una ofensa que merece todo tipo insultos, vejaciones y agresiones físicas si la policía no hubiera creado un cordón de seguridad.

Estimadas Mujeres del Muro ¿para qué queréis mantener y ampliar las absurdas tradiciones de una religión sexista a más no poder, anclada en los mitos prehistóricos de unos pastores de cabras que consideraban más valioso a su ganado que a sus esposas e hijas y que incluso a día de hoy ni siquiera permite que os acerquéis a un hombre para no contaminarlo con vuestra pecaminosa presencia? ¿No sería más racional que os olvidarais de este conjunto de débiles mentales que pierden sus miserables vidas en seguir a ese diosecillo cruel, genocida y egoísta que es Iahvé?

Y si tan necesitadas estáis de rezar a un dios que aplaque vuestros miedos y esconda vuestra ignorancia ¿porqué no os inventáis vosotras una deidad más benévola, misericordiosa e igualitaria que ese terriblemente enfermo diosecillo capaz de mandar lapidar a mujeres por el simple hecho de haber sido violadas por un hombre? Total, al final este nuevo extraterrestre va a ser tan real como el resto de los miles de seres mitológicos inventados a lo largo de los milenios por la fértil imaginación de nuestra especie.




4 comentarios:

  1. Es lo que yo me digo: Si en España, el sector femenino diera un poquito la espalda al partido político de ultraderecha de la Internacional Vaticanera, otro gallito nos cantaría.
    Esto conecta perfectamente con el caso de Victoria Kent al oponerse a otorgar el voto a las mujeres.
    Las generalizaciones son injustas pero siempre ha sido cierto que un desmedido sector femenino apoya y ha apoyado demasiado a esa institución religiosa tan misógina.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Es que general y desgraciadamente cuanto más oprimido ha estado un colectivo más fácil ha sido manipularlo históricamente pero de ahí a quitar el voto a los más oprimidos va un mundo. Lo mejor es educar a la gente para que abandone la superstición.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con el artículo y los comentarios. Lo mismo sucede por ejemplo, con la comunidad negra. En general, suelen ser sumamente devotos del dios cristiano, el dios que les impusieron los esclavistas.
    Recuerdo que hace un par de años, discutiendo con una compañera de trabajo que trajo el tema de la misoginia en la religión judía, yo le hice ver que el cristianismo también tiene muchos aspectos sexistas, que aunque muchos de ellos estén cubiertos por una capa de maquillaje de tolerancia o aggiornamiento (no les queda otra), otros no tanto. De inmediato se puso a la defensiva y trató de demostrarme que no era así sino que mas bien yo era un intolerante resentido y toda esa sarta de idioteces del oprimido que quiere mostrarse liberal. Preferí no seguir con la polémica, por estar en el trabajo, pero pienso que ella misma es el ejemplo perfecto se sumisión femenina, que en vez de cargar contra quien la desprecia, lo hace contra quien sale en su defensa.

    ResponderEliminar
  4. Es pura y llanamente obcecación sin salida. Nuestra iglesia católica rechaza -entre otros colectivos- a los homosexuales y ellos erre que erre asistiendo y participando de los ritos que esta realiza, como el del matrimonio, que ya de por sí me parece un anacronismo independientemente del sexo.
    Es necesario que las personas luchemos y reivindiquemos una total igualdad social ANTE EL ESTADO, no para ser lo que se reivindica, si no para poder serlo. Tampoco entendí nunca a las feministas de los 70 cuándo querían hacer la "mili", cuándo lo que había que pedir era su supresión (¿porque el estado podía disponer de tu persona forzosamente sin compensación alguna?).
    Yo nunca sería miembro de una asociación que tuviera unos estatutos vejatorios para parte de sus socios,independientemente que me afectara a mi o no.

    ResponderEliminar