Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

8 de febrero de 2013

Otro premio Nobel que abjura del método científico y se humilla ante la ignorancia religiosa



Existe un antiguo y persistente debate sobre si es posible que un buen científico sea a la vez un piadoso creyente. Y en general todos los estudios realizados hasta la fecha, y que resumí en una entrada previa, muestran una marcada tendencia hacia el ateísmo dentro del colectivo científico que es tanto más acusada cuanto más prestigioso es el investigador. Y por supuesto como en toda faceta humana, existen excepciones.  Así por ejemplo, dentro de la Academia de Ciencias de EEUU, que representa la élite científica de los EEUU y con bastante probabilidad es representativa del resto del conjunto de los más prestigiosos investigadores del mundo, todavía se mantiene un marginal 7% de sus miembros que se consideran individuos religiosos ya que defienden la creencia en un dios personal que escruta, se preocupa y castiga a los primates que habitamos en este planeta. Pues bien uno de estos científicos rara avis en vías de extinción ha sido entrevistado recientemente por la web EsMateria y la verdad es que sus comentarios no tienen desperdicio. Se trata del microbiólogo suizo Werner Arber, que fue galardonado en 1978 con el Premio Nobel por sus estudios sobre las enzimas de restricción y que en la actualidad preside la Academia Pontificia de las Ciencias, el dorado retiro de aquellos investigadores que han abjurado del mismo método científico que les encumbró a la fama y a la historia y que se han doblegado a las absurdas locuras inventadas por unos ignorantes pastores de cabras que vivieron durante la Edad del Bronce en los ardientes roquedales de la Judea abrasada por el sol del desierto. 



Así ante la pregunta del periodista de si piensa que una persona que crea en dios puede ser un buen científico, nuestro entrevistado responde:

"Sí. Y conozco mucha gente que lo hace. Otros se declaran agnósticos. Pero eso también es una creencia, no hay pruebas de que Dios no exista. Científicamente no se ha podido probar si Dios existe o no. No creer en Dios es también una creencia."

¿Ven ustedes como les comentaba que este tipo de personas hace tiempo que han dejado de ser científicos para convertirse en miembros sumisos del rebaño religioso? ¿Qué es eso de que no creer en el dios de los pastores de ovejas palestinos es una creencia? porque no nos equivoquemos, este piadoso científico no tiene ninguna duda de la inexistencia de Thor, Viracocha, Afrodita o Ganesha por poner sólo unos ejemplos de los miles de dioses inventados por la ociosa locura humana. ¿Desde cuando pensar que elfos, Blancanieves, trasgos, Superman y hadas son sólo productos de los desvaríos de personas con mucha imaginación y poca sesera es una creencia? Tampoco hay pruebas de que el señor Arber no sea la reencarnación de Moisés o Buda y no por ello nadie medianamente racional pierde más de un segundo de su vida en pensar en esta absurda afirmación.
Y a continuación tras la pregunta de si alguna vez ha sentido que la postura de la iglesia católica chocaba con sus propias visiones de la ciencia nuestro laureado científico pasa a justificar sin pudor ni vergüenza alguna la pobre cosmovisión judeocristiana con las siguientes palabras:
 "De hecho yo he leído de forma crítica el Antiguo Testamento para ver lo que dice sobre el comienzo de la vida, en el Génesis. Si lo lees, verás que hay periodos de tiempo. Un día no significa 24 horas, sino periodos de tiempo. Dice que el planeta Tierra fue le primero en aparecer y después la luz, es decir, el sol. Científicamente es totalmente incorrecto. Pero es una visión entendible en un tiempo en el que no había astronomía. La vida no empieza con bacterias en el Génesis, pero sí aparecen primero las plantas, luego los animales y al final los seres humanos. Ese es un proceso escalonado que no encaja con la visión de que nada cambió desde la creación. Además el Génesis describe físicamente a los descendientes de Adán y Eva, y cada uno tiene características específicas, cada uno es diferente del otro. Caín y Abel, dos hermanos, eran totalmente diferentes el uno del otro. Esto quiere decir que los que escribieron el Génesis sabían de la existencia de diferentes fenotipos. Y ahora sabemos que esos fenotipos se deben a que la información genética es diferente. ¡Está todo ahí!"

Y ante la incredulidad del periodista (imagino su cara de estupor) que se ve en la obligación de preguntarle a continuación directamente si el Génesis es científicamente consistente por si el entrevistado quiere matizar sus anteriores y disparatadas afirmaciones, el Dr. Arber contesta con un lacónico, tajante pero también terrible

"Sí. Totalmente"

Qué pena, un brillante científico arrastrado, no sé si por la senilidad o por el fanatismo religioso, al más oscuro pozo de irracionalidad. A la vista del comportamiento de este y otros laureados envueltos en supersticiones varias, pienso que lo mejor que quizás podrían hacer los galardonados con el premio Nobel sería morirse tras el discurso de aceptación del premio en la sala de conciertos de Estocolmo, así únicamente nos quedaría el recuerdo de sus grandes logros científicos y no sus posteriores miserias intelectuales.

2 comentarios:

  1. Ese argumento lo he escuchado cientos de veces. Qué tiéne que ver que sea una creencia? Yo puedo salir con paraguas porque creo en el pronostico del tiempo y bno por eso creer en dios.
    Es un argumento maniqueo justamente utilizado por quienes enviaron a los maniqueos a la hoguera.
    Cuando a mi me han preguntado si creo en Satanás o fuerzas diabolicas siempre he respondido que como no creo en Dios tampoco he de creer en Satanás.
    Saludos
    Tus comentarios en mi Blog habían ido a parar al Spam, los he repuesto
    te pongo aquí el enlace del Blog porque no funciona de otra forma
    http://yahel.wordpress.com/
    Augusto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aceptar el Génesis como un relato literal, frente a las pruebas que lo vuelven inaplicable, sí se puede considerar un atentado contra el espíritu crítico y el método científico.

      Eliminar