Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

14 de enero de 2013

La grandiosa moralidad cristiana capaz de convertir en monstruos a sus más piadosos defensores



Desde siempre uno de los grandes problemas de la creencia en un dios todopoderoso y benevolente es justificar porque permite el tan abundante mal que criminales de todo tipo perpetran en todo momento y lugar. Históricamente la justificación de esta total contradicción ha sido intentada solventar por parte de los mediadores de lo divino con la falacia del libre albedrío, que puede resumirse en que un dios perfecto crea a una criatura imperfecta y después la castiga con una intemporal y horrorosa condena infernal por sus errores.  Algo así como si el código penal ordenara castigar a un niño de 4 años, que enfadado golpeara y matara a otro niño, a una cadena perpetua que incluyera todo tipo de inimaginables y terribles torturas físicas y psicológicas hasta el mismo último día de su torturada vida.
Pues dentro de ese contexto se encontraban debatiendo los presentadores del programa de TV norteamericano "The Atheist Experience" con un piadoso cristiano. El tema en particular era porqué un benevolente y todopoderoso dios no evitaba la violación de niños y permitía esos horrendos crímenes sexuales hacia los más indefensos. Bueno yo personalmente tengo la teoría de que al menos al dios católico esos terribles delitos le complacen enormemente, porque si no es muy difícil entender que miles de esos asquerosos depredadores sexuales formen parte de la santa madre iglesia y que obispos, arzobispos y papas hayan dedicado tanto tiempo y esfuerzo durante décadas a encubrir esos vergonzantes crímenes. Ante la argumentación de los presentadores que permitir esas violaciones hacen un monstruo a su generoso dios, al "compasivo" cristiano sólo le queda argumentar

"En primer lugar pintas a esa niña como alguien inocente y en realidad es tan malvada como tú (refiriéndose a la presentadora atea y por tanto culpable)"



Es decir antes de admitir que su perfecto y sabio dios se equivoca tolerando el mal y además se convierte en cómplice por denegación de auxilio, este creyente culpa de la violación a la víctima directamente y se queda tan tranquilo en su absoluta podredumbre moral. Y estos individuos son los que habitualmente presumen de puros sentimientos y de elevados valores morales. Como muy bien expresó el matemático y filósofo Blaise Pascal allá por el siglo XVII
"Los seres humanos nunca hacen el mal de manera tan completa y feliz como cuando lo hacen por una convicción religiosa"

2 comentarios:

  1. Impresionante amigo, impresionante...

    O mejor dicho, repugnante. ¿Que clase de enfermo mental puede pensar que la niña tiene la culpa de algo?

    Ahhh, un creyente religioso fanático claro, como los niños violados por curas pues "van provocando" (sic).

    Con tu permiso publico el vídeo en mi blog dentro de unos días y citándote of course

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Imaginario

    Como bien dices, este americano no se diferencia en nada con respecto a nuestros depravados sotanados justificadores de la pederastia eclesiástica.

    Saludos

    ResponderEliminar