Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

23 de enero de 2013

La conspiranoia antivacunación llega a los hospitales norteamericanos



A lo largo de múltiples entradas de este blog he venido desarrollando la hipótesis de que los auténticos practicantes de la religión, esos que creen fanáticamente y sin fisuras en la verdad revelada por su diosecillo particular (sea éste cualquiera de los miles que han sido inventados a lo largo de la ya larga historia de nuestra especie) se encuentran imposibilitados para vivir con normalidad en cualquier sociedad medianamente avanzada. Sin embargo parece ser que esta incapacidad también se extiende a cualquier persona que viva bajo el influjo de la superstición en cualquiera de sus múltiples variantes.
En los últimos años el Centro de Control de Enfermedades estadounidense ha llevado a cabo una campaña informativa para promover la vacunación contra la gripe en todos los segmentos de edad ya que diversos estudios epidemiológicos han mostrado que el número de muertes asociadas a esta enfermedad en EEUU oscila anualmente entre un mínimo de unas 3.000 personas hasta cerca de 49.000 decesos con las epidemias más agresivas. Esta campaña ha sido especialmente implementada entre el personal sanitario para evitar contagios hacia enfermos hospitalizados. Después de estos años diversos hospitales emitieron normas de vacunación obligatoria para personal sanitario sobre todo para aquellos que están en contacto con los enfermos más vulnerables (niños, ancianos, pacientes en cuidados intensivos, etc). Pues bien, diversas enfermeras han alegado motivos religiosos o filosóficos para negarse a esta vacunación. Además de algunas enfermeras cristianas (no se que narices tiene en contra de la vacunación el diosecillo de los pastores judíos), al menos otra con "creencias espirituales" que piensa que

“no debe introducirse toxinas en su cuerpo”

ha sido despedida por su recalcitrante actitud. Además cuando a esta enfermera se le dio la opción de llevar una mascarilla en lugar de vacunarse para disminuir el riesgo del contagio hacia los pacientes, la interfecta se negó rotundamente alegando que ello era como llevar la famosa “letra escarlata”, un símbolo de escarnio y persecución. ¿Ven la ignorante y cerrada visión de esta “espiritual” enfermera? Una persona con preparación profesional, que debería entender la problemática de las infecciones nosocomiales y conocer tanto la teoría como la práctica de la vacunación, se aferra por el contrario a una visión pseudomística e irracional (inventada por neohippies que no entienden nada de inmunología, microbiología, parasitología, virología o ya puestos de la más mínima buena praxis sanitaria), poniendo en peligro la salud de los pacientes a los que está obligada a dar el mejor tratamiento posible. No me digan que no es para indignarse.



P.D.
Leo en blog Magonia que el gobierno australiano obliga desde el año pasado a pagar más impuestos a los padres que se nieguen a vacunar a sus hijos. Yo en cambio pienso que es irresponsable mantener a unos indefensos niños bajo la custodia de quien tan negligentemente juega con la salud y muchas veces con la propia vida de sus vástagos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario