Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de enero de 2013

En época de crisis el mejor ahorro es cesar a los políticos supersticiosos que dilapidan el dinero público en supercherías varias



El principal objetivo de los gobernantes debería ser la gestión eficaz de los siempre escasos recursos públicos. Y para llegar a este objetivo nada mejor que tomar las decisiones de manera racional basándose únicamente en criterios objetivos alejados de cualquier tipo de superstición o creencia. Pues bien, nuestros actuales gobernantes parecen ser expertos desde siempre en el arte de equivocarse atendiendo a cualquiera de las variadas supercherías que pueblan nuestro imaginario colectivo. Si no juzguen ustedes.

Desde nuestra más remota historia, allá por el siglo XIII el "Cantar del  Mío Cid" atribuye la pertenencia de la famosa espada Tizón al célebre guerrero burgalés. Por supuesto no existen pruebas históricas documentales que apoyen estos míticos hechos, pero aún así a lo largo de los siglos se fueron forjando leyendas sobre varias espadas que pretendían ser la genuina y legendaria arma. Vamos algo parecido a las famosas astillas de la Vera Cruz, donde supuestamente fue crucificado el Nazareno, que si se juntasen podrían formar un bosque pero en versión secular hispana. Quizás la más famosa y persistente pretendiente ha sido la que le regaló el rey Católico al marqués de Falces, una espada que yo vi en mi infancia en el museo del Ejército dentro de una visita escolar de exaltación del espíritu patrio tan habitual durante el franquismo y los primeros años de la democracia española. Espada por cierto que siempre me ha parecido de escasas dimensiones: su hoja tiene 933 mm de longitud en total, con un filo de tan sólo 785 mm y 1,153 kg de peso. Como se puede observar en la siguiente fotografía


un arma de tan poca entidad que no se puede empuñar en la práctica con dos las manos a no ser que su propietario fuera de muy corta estatura (¡herejía! ¿el Campeador un enano?) o un mozalbete o que fuera utilizada como espada ceremonial que es lo que opinan la mayoría de los expertos que la han estudiado. Partiendo de la base que ya en su hoja tiene grabado el nombre de Tizona que únicamente se empezó a usar en el siglo XIV para nombrar a la espada del Cid y que su tipología es claramente del siglo XV, ya famosos estudiosos tanto nacionales como Menéndez Pidal o extranjeros la consideraron una burda falsificación. Posteriores estudios de metalurgia confirmaron en 1999 estos datos fechando la falsificación de forma más exacta. Aún así en el año 2002, en plena época de exaltación patria del gobierno Aznar, la ministra de cultura de entonces, Pilar del Castillo firmó un Real Decreto declarando bien de interés cultural a tan espuria falsificación, abriendo la puerta para que posteriormente la Junta de Castilla y León presidida por el político del PP Juan Vicente Herrera comprara en el año 2007 por la astronómica cifra de 1,6 millones de euros lo que todo el mundo sabía que era una cosa más falsa que un billete de seis euros. Todo este viejo asunto se ha reactivado recientemente al emitir un juzgado una sentencia por la que el avispado marqués que se embolsó tan fácilmente el millón y pico de euros tiene que compartirlo con algunos de sus herederos. 

Y todo ello permite la reflexión sobre la gestión del dinero público, sobre todo por políticos que aunque ya retirados como Aznar no han dejado la primera linea ideológica o en activo como Rajoy que al ser también ministro en aquella época acudió a las deliberaciones del consejo de ministros en donde se acordó legitimar la falsificación. Y sobre todo porque tanto el uno como el otro en todas sus declaraciones y mensajes (y en el caso de Rajoy en todas sus actuales decisiones) abanderan la idea de que la única salida para la actual crisis es el desmantelamiento del escaso estado del bienestar obtenido tras duros esfuerzos en las últimas década en este país porque los ciudadanos hemos sido unos dilapidadores. Por supuesto que el dinero público se ha dilapidado, pero han sido ellos con la financiación tanto de su supersticiones pasadas como la comentada en esta entrada y sobre todo con las actuales como es la terrible malversación de fondos públicos en mantener a adoctrinadores religiosos dentro de la enseñanza mientras por otra parte no se renuevan los contratos de miles de profesores de matemáticas, historia, lengua, física, literatura o química, en sufragar sueldos a capellanes en cuarteles y hospitales mientras se recorta brutalmente en personal sanitario o en pagar salarios a obispos, arzobispos, cardenales y curas por toda la geografía española mientras asistentes sociales, científicos o bomberos engrosan las listas del paro por falta de recursos públicos.


En resumen, si nuestros piadosos políticos nacionalcatólicos patrios creen a pies juntillas en los mitos inventados por unos pastores de cabras judíos y manipulados después por unos parásitos sotanados para vivir del cuento durante 2000 años, ¿porqué no van a poder ser engañados una y mil veces con otras absurdas leyendas como es la del Cid y su gloriosa espada? Por todo ello, me reafirmo en mi pensamiento de que el individuo que es supersticioso, es blanco fácil de todo tipo de timadores sean estos de naturaleza mística o pagana. Y por tanto, deberían ser excluidos de las obligaciones gubernamentales para así poder preservar el buen funcionamiento y gobierno de la res pública, sobre todo en épocas de crisis como la actual en donde los ingresos fiscales son escasos y las necesidades muchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario