Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

12 de enero de 2013

¿De verdad los humanos somos tan únicos y especiales?



Lo bueno para un científico ateo con poco tiempo libre (por estar ligado al absorbente mundo de la investigación) es que se puede disfrutar de las fiestas supuestamente religiosas en estas España nuevamente nazionalcatólica en momentos difícilmente irrepetibles y extraerles un grato e irónico recuerdo. El pasado día 7 de enero y gracias a la dispensa de la fiesta de Reyes que hizo del terrible lunes laboral madrileño un día de asueto pseudoreligioso me encontraba en casa, tras una buena comida (y no es porque la hubiera cocinado yo, que con toda modestia mis familiares y amigos no me consideran un mal cocinero) regada con un muy decente vino del país y en compañía de mi chica (porque para mí sigue siendo la misma chica que conocí a principios de los ya desgraciadamente lejanos años 90) con la que convivo en pecaminoso concubinato desde hace ya dos decenios (sufrid, monseñores Rouco, Cañizares, Reig Pla y demás castrados sotanados que nunca conoceréis la felicidad del pecado que tanto abomináis) y en ese momento en el que hay que decidir si nos abandonamos tras la gula al grato sopor del sillón del salón, encendimos la TV y conectamos con el programa de Grandes Documentales de la 2 en la que se iniciaba en ese momento un documental de la BBC titulado en español Monos Inteligentes del cual desgraciadamente no he podido encontrar un link adecuado en castellano, aunque se encuentra disponible en Youtube en inglés.  

En dicho documental se mostraban diversos comportamientos "humanos" totalmente reconocibles en multitud de diversos de nuestros primos los monos. Así se observan pequeños infantes de monos entregados al aprendizaje tocando y experimentando con diversos animales (saltamontes, reptiles, etc) sin dañarlos o matarlos al igual que se ejercitan nuestros bebés explorando el entorno. También aparecen los monos gelada de Etiopía con su sociedad superpoblada, estresante, interactiva y desgraciadamente llena de chismorreos, lo que sugiere que nunca seremos capaces de eliminar los abominables programas del corazón que pueblan nuestras televisiones a todas horas, ya que si es un mecanismo evolutivo conservado durante millones de años difícil lo llevamos. Sorprendente el comportamiento de un pequeño mono (creo que un capuchino, perdonen mi relax etílico) que se dedicaba a comer cerca de la pared de un acantilado, no sólo para protegerse de los felinos depredadores, sino que en un alarde de inteligencia cuando huye subiéndose a la pared escarpada del mismo no se queda inmóvil pero seguro hasta que el cazador se canse de su búsqueda, sino que se dedica a tirar al vacio todas las piedras que encuentra a su paso para intentar alejar o incluso herir al terrible depredador. Increíble el astuto mono, hundido en el más profundo abismo de la terrible e inexorable jerarquía de grupo, que es capaz de imaginar que su única manera de alimentarse sin ser molestado por los poderosos machos del clan es fingir una llamada de peligro sobre una serpiente para que el resto del grupo se suba a los protectores árboles y así poder alimentarse de un pequeño huevo que ha descubierto previamente en el suelo y con ello iniciar el peligroso juego del engaño que ha sido tan desarrollado hasta casi la perfección por nuestra propia especie. Impactantes son las imágenes de una banda de monos que cuando un miembro ha muerto en un enfrentamiento por el poder del grupo, bajan de los árboles, rodean silenciosamente al difunto y durante un buen espacio de tiempo alejan de forma triste a la miríada de moscas que se abalanzan en tropel sobre el cadáver, en un comportamiento que únicamente puede ser definido como de ritual claramente funerario. Increíble el nivel de coherencia conseguido por ocho especies de monos capaces de desplazarse de forma coordinada por la selva (desde el suelo hasta las copas más altas de dosel selvático, cada una en su respectiva altitud) y que entienden y traducen las respectivas señales de alarma emitidas en los "idiomas" de las otras especies para conseguir un mayor grado de seguridad juntos que en solitario. Y ya para terminar terrible el nivel de sofisticación de grupos de pequeños monos que hacen la guerra a sus congéneres por el territorio (de tal forma que la mortalidad en estos enfrentamientos es superior a la debida a sus depredadores naturales) pero que después cuando vuelven al árbol que cobija al grupo, los miembros residentes del clan son capaces de perder su tiempo en intentar curar las heridas de los combatientes en una dual mezcla de hostilidad guerrera y compasión hacia los heridos digna de cualquiera de las grandes novelas de la literatura bélica.



En fin, que pienso que documentales de este tipo, por cierto emitidos por la TVE absolutamente dominada por el cristianofascismo de nuestros piadosos gobernantes actuales (menos mal que todavía queda un rayo de esperanza y no se han enterado opusinos, kikos y legionarios de Cristo del terrible ateísmo que destilan estos impíos documentales), deberían ser obligatorios en colegios para enseñar a nuestra infancia y sobre todo en iglesias para iluminar a obtusos creyentes en su ignorante cerrazón de que el ser humano es único en la Naturaleza por una absurda elección divina.

3 comentarios:

  1. "(sufrid, monseñores Rouco, Cañizares, Reig Pla y demás castrados sotanados que nunca conoceréis la felicidad del pecado que tanto abomináis)"

    Yo creo que los juzgas demasiado castos, demasiado célibes, demasiado sinceros a estos hipócritas de profesión.

    En fin, en todo lo demás, aplaudo tu artículo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús

      A la vista de los miles de casos de pederastia descubiertos en toda la cristiandad pienso que los sotanados son más bien pervertidos que partidarios del sexo normal.

      Saludos

      Eliminar
  2. Tengo este blog entre mis favoritos. Cuando lo abro siento una afinidad y solidaridad en todo lo que leo. Yo como millones de ateos he sido víctima de la represión religiosa encaminada a destruir el librepensamientio en pro de la irracionalidad déica y torticera.
    Felicitaciones por el blog. Es magnífico.

    ResponderEliminar