Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

29 de diciembre de 2012

Los diabólicos teléfonos móviles inteligentes según los ultraortodoxos judíos



No hay ninguna duda de que la religión es la forma de locura más extendida y que cuanto más estricta es su práctica, más absurdos y delirantes quedan los comportamientos de sus idiotizados seguidores. Y entre todos estos iluminados, los rabinos ultraortodoxos descendientes de largas estirpes de fanatizados y endogámicos clanes sin ningún contacto con la realidad desde que Moisés fuera concebido, destacan por su perseverante y ridículo inmovilismo a la hora de defender la vigencia de unas costumbres prehistóricas inventadas por unos caudillos analfabetos para sojuzgar a sus todavía más ignorantes súbditos.
Porque si no es muy difícil comprender el nivel de persistente cerrazón desarrollada por Haim Kanievsky, uno de los más viejos e influyentes guardianes de la ortodoxia jasídica. Este anciano senil que ya se opuso en su momento a la obscena TV acaba de emitir un edicto demonizando a los pecaminosos teléfonos móviles inteligentes de última generación (iPhones, Blackberrys y similares) y exigiendo a sus acólitos su inmediata destrucción con el argumento de que facilitan el acceso a contenidos pornográficos (poca confianza tiene en sus barbudos seguidores) y a fuentes de información que van más allá de los estrictos márgenes que permite el mundo ultraortodoxo, vamos cualquier cosa más moderna que la piedra a la que son tan aficionados estos delirantes barbudos desde que Moisés esculpiera los diez mandamientos en las tablas pétreas de la ley judía. La pena es que no sean tan estrictos en cuanto a la medicina babilónica (la única disponible cuando se escribió el antiguo testamento) ya que eso acortaría muy significativamente sus vidas y no llegarían a las seniles edades en las que demuestran su completa estulticia en todo su ignorante y osado esplendor. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario