Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

20 de diciembre de 2012

La paradoja neoliberal estadounidense



Desde siempre la derecha neoconservadora republicana ha hecho campaña por recortar, cuando no por destruir directamente los programas sociales que se mantienen en la famosa tierra de promisión y oportunidades como se autodenominan los EEUU de Norteamérica. Solo hay que recordar las desafortunadas declaraciones del candidato republicano Mitt Romney en las últimas elecciones presidenciales en donde descalificó insultando a los votantes demócratas con frases como que

"son parásitos que dependen del Gobierno y se creen con derecho a comida, vivienda y atención sanitaria"

Por tanto sería razonable pensar que los más de 60 millones de republicanos que le votaron no sólo estaban de acuerdo con estas ofensivas declaraciones sino que tampoco tendrían necesidad de esos parasitarios y derrochadores servicios sociales que tanto detestan sus queridos líderes. Pues bien la realidad parece ser bien distinta. El "Pew Research Center" ha publicado una encuesta en el que se muestra que la mayoría de los estadounidenses (el 55% para ser más exactos) han hecho uso de alguno de los seis principales programas de protección social existentes en el país. Y aunque este dato ya es de por sí sorprendente por lo abultado del número, lo más impactante es conocer las preferencias de voto de los beneficiarios. Así aun cuando los votantes demócratas fueron ayudados en mayor medida (un 60% de los que votaron por Obama reconocieron ser receptores de ayudas), un increíble 52% de los votantes de Romney también reconocieron que han necesitado ayuda del tan vilipendiado y odiado "papá estado" para sobrevivir en algún momento de su vida.  

Los datos por demografía también desmontan algunos de los mentirosos mitos de la ultraderecha reaccionaria. Así aun cuando la mayoría de la población afromericana (el 61%) es beneficiaria de estas ayudas, también el 56% de los blancos (por encima incluso de los hispanos con un 50%) han sido acogidos en estos programas sociales. Además los habitantes de zonas rurales, mayoritariamente conservadoras y votantes del partido republicano y teóricamente educadas en la autosificiencia reciben más ayudas sociales que los urbanitas. Incluso el 57% de los que se consideraron conservadores habían recibido ayudas del estado de bienestar de EEUU. Lo más increíble es que el 57% de los estadounidenses consideran que el estado es responsable de cuidar de los más desfavorecidos aun cuando muchos de ellos se oponen con su voto republicano a este tipo de ayuda. ¿Es desinformación o simple locura la paradoja de millones de individuos capaces de promover y apoyar elección tras elección políticas antisociales que van no sólo en contra de sus propios intereses como individuos sino incluso en contra de su propia supervivencia y la de sus hijos?

Para entender un poco esta paradoja, el escritor y columnista norteamericano Joe Bageant  da algunas pistas en su muy recomendable libro "Crónicas de la América profunda" del que incluyo un extracto a continuación:
"Entre 89 y 94 millones de norteamericanos adultos —casi la mitad de la población adulta estadounidense— son analfabetos funcionales, […]. Según el Instituto Nacional de Alfabetización, «carecen de aptitudes básicas (la capacidad de leer y escribir) para un desarrollo satisfactorio en nuestra sociedad». De todos estos adultos, entre un diecisiete y un veinte por ciento apenas pueden leer. Eso significa que no pueden rellenar una solicitud de trabajo, ni descifrar las etiquetas de los alimentos, y ni siquiera leerles un cuento a sus hijos. Otro veinticinco por ciento sabe leer, pero no lo suficiente como para seguir el hilo de cinco párrafos seguidos de un texto o un documento de lectura densa, como sería el caso de un contrato de compraventa. […]

Por supuesto, la alfabetización no sólo consiste en aprender a leer y escribir. En nuestra cultura es también importante ser capaz de distinguir un publirreportaje de una noticia, y entender el contexto de los delitos de Tom DeLay. Pero casi ningún parroquiano del Royal Lunch* sabe ni siquiera quién diablos es Tom DeLay. Tampoco ven los telediarios nacionales, a no ser que Estados Unidos lance algún ataque contra un país extranjero, o Nueva Orleans esté inundándose. Y si alguno de ellos se tomara la molestia de leer Rebelión en la granja, de George Orwell, difícilmente comprendería que es algo más que una historia de animales.

En nuestra cultura resulta asimismo imprescindible poder interpretar el océano de siglas que nos rodea (IBM, CBS, GM, FBI, CIA…), que aparecen cada día en los anuncios, folletos de grandes corporaciones y gubernamentales, e incluso en las noticias. Sin embargo, la mayoría de la clientela del Royal Lunch ni siquiera sabe la diferencia entre gobierno y empresa, ni entre noticiarios y anuncios o publirreportajes. De ahí la incapacidad de Carolyn (aquel antiguo amor que me encontré en el aparcamiento de Food Lion) para distinguir una auténtica organización benéfica de cualquier negocio engañabobos como el del fabricante de cintas amarillas magnéticas para coche. Contemplada desde el interior del holograma americano, un águila es simplemente un águila, y una cinta amarilla no es más que una cinta amarilla. Los ignorantes que permanecen atrapados en el holograma, la gente como Carol y Bobby, nunca estarán preparados para participar en una sociedad libre, y mucho menos para tomar la clase de decisiones que nos preservan y nos protegen, salvo que de algún modo alguien les haga comprender la importancia de saber leer de verdad.

El problema es que ellos se sienten bastante contentos tal como están. Tanto la televisión como el cine les aportan el entretenimiento necesario para tener de qué hablar —cuando no están discutiendo si la comida del Olive Garden es mejor que la del Steakhouse. Lo mismo ocurre con la mayoría de sus amigos y familiares, ninguno de ellos es el típico rebelde formado por un catedrático de Filosofía, de modo que no están acostumbrados a enfrentarse a ninguna manera distinta de ver las cosas."

Y el problema es que es hacia este mundo alineado al que también nosotros nos dirigimos bajo la atenta batuta esquilmadora de nuestro insigne ministro de Educación nacionalcatólica José Ignacio Wert.

* Nota: el Royal Lunch" es uno de esos típicos bares estadounidense frecuentado por la clase trabajadora más humilde de Estados Unidos para emborracharse y olvidar la dura realidad. Algo parecido pero en real a la famosa taberna de Moe de la serie "Los Simpson".


No hay comentarios:

Publicar un comentario