Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

22 de diciembre de 2012

A vueltas con las polémicas felicitaciones navideñas oficiales


Multitud de corifeos y voceros de la ultraderecha nacionalcatólica española (un ejemplo puede leerse en diario Crítico) han intentado justificar la utilización de imaginería religiosa en felicitaciones de Navidad oficiales por parte de nuestros cristianos gobernantes del Partido Popular. Lo que no entienden (o más bien intentan esconder) todos estos torticeros columnistas es que los ateos protestamos porque con el dinero público DE TODOS, nuestros gobernantes santurrones y meapilas hacen un descarado proselitismo de su arcaica, antidemocrática y discriminadora religión católica. Si nuestros ministros alucinados quieren felicitar la Navidad con escenas de Belén o ya puestos del Gran Espagueti Volador allá ellos, pero que lo hagan pagándolo de su propio bolsillo y no con cargo al erario público que sufragamos el conjunto de los ciudadanos sean estos cristianos, musulmanes, budistas o ateos que también poblamos este singular país.

Además, muchos de estos cristianos creadores de opinión han utilizado el ya viejo y gastado argumento de que la ostentación de su religión (y por supuesto sólo de su religión) es tradición y cultura. Falaz argumento donde los haya y que únicamente sirve para esconder y justificar sus omnipresentes privilegios financiados con cargo a la hacienda pública. Lo que por supuesto olvidan estos interesados columnistas es que, porque algo haya sido históricamente permitido no por ello se convierte automaticamente en adecuado, y sobre todo no lo sanciona como algo democrático. Porque para diversos colectivos del mundo también es tradición y cultura mutilar genitalmente a las niñas y casarlas con viejos desdentados poseedores de rebaños de cabras, matar a niños acusados de brujería, lapidar a homosexuales y adúlteras, asesinar a hijos enfermos impidiendo a los médicos realizar impías transfusiones sanguíneas, etc. Y por suerte, en todas las democracias están prohibidas y se persiguen estas “tradicionales” barbaridades.
Así que el privilegio de que (con los impuestos de todos) se financie el adoctrinamiento de la infancia en zarzas ardientes, serpientes parlanchinas o diluvios universales, se pague la construcción de inmensos templos ostentosos y recargados de oro y riquezas (habitados por miles de parásitos sotanados) para mayor gloria del hijo de un carpintero judío pobre de solemnidad, se estigmatize al diferente (lesbianas, parejas de hecho, homosexuales, divorciados, madres solteras, transexuales, etc), se justifique la represión sexual y el miedo al placer o se permita la discriminación de la mujer debería ser a día de hoy del todo intolerable en un régimen que quisiera denominarse democrático por mucho que la santa madre iglesia católica y sus medios de comunicación afines intenten convencernos de lo contrario.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario