Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

5 de noviembre de 2012

Discriminación contra los ateos hasta en los Boy Scouts


La prepotencia de las religiones es tal, que tenemos asumido como normal que impongan su intolerante visión fanática en cualquier faceta de la vida. Y como siempre, esta presión religiosa se hace más patentemente execrable sobre la infancia, porque estos menudos ciudadanos deberían ser un objeto especial de protección frente a cualquier tipo de manipulación. Pero por el contrario, todas las religiones, con la aquiescencia de los poderes públicos en las llamadas democracias occidentales, dedican una especial atención a la manipulación doctrinaria de la infancia. Será por eso que sigue más vigente que nunca el dicho jesuita: "Dadme un niño durante sus primeros siete años y después podrás hacer lo que quieras con él". Así siguiendo este ejemplo, en Inglaterra acaba de hacerse público un nuevo caso de adoctrinamiento religioso infantil adaptado a los nuevos tiempos.
Por todos es conocida la asociación juvenil de los Boy Scouts, fundada en la Inglaterra imperial de principios del siglo XX para promover "el desarrollo físico, espiritual y mental de los jóvenes para que pudieran constituirse en buenos ciudadanos", por supuesto al uso de esos momentos de grandeza británica, por lo que implicaba, es decir buenos y cristianos súbditos de su graciosa majestad. Luego con el paso del tiempo y su explosiva expansión en los cinco continentes parece que la asociación ha ido evolucionando desde esos principios imperiales y cristianos hasta dar cabida a un entorno más multicultural. Así dentro del "juramento" que deben hacer los niños al pertenecer a esta institución, la fórmula se ha adaptado para permitir que los niños no estén obligados a jurar por el dios cristiano. De tal forma que por ejemplo los niños musulmanes pueden jurar por Alá, tal como dice un alto cargo de los Scouts "para pertenecer a los Scouts tienes que creer en un dios, aunque nosotros no decimos en cual se debe creer".  Como ven muy tolerantes pero eso sí dentro una religión. ¿Y qué pasa con los niños que no creen en ningún dios, como nuestro pequeño protagonista ingles que con tan sólo 11 años se permitió la libertad de negarse a jurar por ningún dios? 

Pues que ha sido rechazado por la asociación. Es decir, un niño puede creer en Jehová, Zeus, Buda o el Gran Espagueti Volador pero no puede pertenecer a los scouts si se declara ateo. Así que el padre del chaval ha afirmado, con razón, que la organización se comporta de forma intolerante y discriminatoria.
En resumen el mensaje que está enviando esta asociación, en perfecta consonancia con todas las absurdas religiones, es que un niño ateo es un peligro social y que no puede considerarse ni siquiera su existencia. Y todo ello en la Inglaterra del siglo XXI.

P.D.
Aunque a la vista de las recientes noticias sobre pedofilia dentro de los scouts parece que queda claro que esta organización es una fiel seguidora de la doctrina básica de la iglesia católica sobre la infancia: abusar tanto física como mentalmente de los niños, por lo que quizás sea mejor para este despierto chaval no entrar en este tipo de organización criminal.

1 comentario:

  1. Por suerte esto no ocurre en España. Estuve en un grupo scout durante 11 años y de hecho la famosa "promesa" se amoldaba a las creencias y opiniones de cada uno pudiendo omitir deidades o incluso cambiar palabras un tanto contundentes como "patria" por "comunidad" o términos similares que hacen más hincapié en la gente que en la nación en si misma.

    En realidad hay dos asociaciones scout principales en España, MSC (Movimiento Scout Católico) y ASDE (Asociación Scouts De España), este último se considera aconfesional.

    Si bien cabe decir que cada grupo es un mundo. En el mío, el local nos lo cedió amablemente una iglesia de barrio, pero NUNCA hubo injerencia de ésta en la educación proporcionada a los chavales.

    ResponderEliminar