Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

26 de octubre de 2012

Derecho a discriminar o la libertad mal entendida



Leo en El diario una noticia que refleja fielmente la arcaica, antidemocrática y represora moral religioso-conservadora que nos inunda en este teóricamente avanzado siglo XXI. Una pareja de homosexuales, pero bien pudiera ser cualquier representante de una de las decenas de minorías actualmente discriminadas en nuestro teóricamente civilizado mundo occidental, decide irse de fin de semana a un hotel. Pero al llegar a su destino, la propietaria se negó a que pernoctaran en el establecimiento ya que al ser profundamente cristiana no aceptaba el nefando pecado mortal de que dos hombres durmiesen (y quizás fornicaran, horror que ignominia) en una habitación bajo su santa y piadosa custodia. Así que los interfectos se marcharon expulsados del santo recinto, pero posteriormente demandaron a la sectaria propietaria por discriminación. Ahora acaban de ganar justamente la demanda y la dueña del hostal deberá indemnizar a la pareja. Y como no, rápidamente un parlamentario cavernícola del ultraderechista y fascista Partido Nacional Británico (conocido por sus ideología supremacista blanca y racista) ha salido en defensa de la piadosa dueña alegando un supuesto "derecho a discriminar" cuando se conculca la estrecha, retorcida y antidemocrática moral emanada de un libro escrito por unos beduinos prácticamente analfabetos y alucinados por la sed del desierto que tenían como única guía y compañía la de sus rebaños de cabras y ovejas.
Siguiendo esta retorcida y denigrante argumentación del diputado fascista, ¿porqué no ampliar este supuesto "derecho a discriminar" y se obliga a negros, homosexuales, judíos, lesbianas, ateos, cómicos y demás pecadores y gente de mal vivir a dormir atados con una cadena en el granero del hostal junto con los animales, como en tiempos ancestrales? Y ya puestos, que den gracias que no los crucifican o queman en la hoguera como en pretéritas pero gloriosamente morales épocas.
En resumen, este parlamentario debería probar de su propia medicina. Yo por mi parte estoy por exigir mi derecho a humillarlo y azotarlo (aunque a lo peor le hacemos un favor y le coge gusto, ya que son proverbiales los pecaminosos gozos de los conservadores británicos en materia sexual) de mil maneras por su ignorante, cavernícola y criminal postura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario