Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

28 de marzo de 2012

Milagro ateo


Ya he comentado en alguna entrada anterior que los famosos milagros atribuidos a las diferentes deidades deben ser vistos en el contexto de la estadística. Ello es así porque si un número muy grande de personas están rezando durante el tiempo suficiente a su dios o a Caperucita Roja, inevitablemente aparecerá algún fenómeno casual que pueda entenderse como una respuesta positiva a las plegarias. Es algo parecido a jugar la lotería. Millones de personas apuestan un poco de dinero en un juego de azar con una probabilidad bajísima de acertar, pero como hay muchos jugadores aleatóriamente alguno de ellos puede acertar con la combinación ganadora y llevarse el premio. Pero suponer de ahí, que el ganador ha sido “bendecido” de alguna manera por la fortuna es simplemente una muestra de ignorancia y de desconocimiento de las leyes de la naturaleza y la estadística.
Pues bien, dentro de este contexto voy a relatar una experiencia personal. Resulta que mi hermana utiliza desde hace varias décadas gafas graduadas porque padece miopía y algo de astigmatismo en ambos ojos. Generalmente en las revisiones anuales, como en la inmensa mayoría de los casos, mantiene el mismo nivel de visión o de vez en cuando éste tiende a empeorar ligeramente con los años.  Así, cada varios años debe utilizar unos nuevos cristales con una mayor graduación correctora. El año pasado, en dicha revisión el oftalmólogo le indicó que sorprendentemente el nivel de graduación en un ojo había bajado de las 2,5 dioptrías que necesitaba anteriormente a tan sólo 1,25. Era un caso muy infrecuente y de naturaleza inexplicada según el profesional. Pues bien, en su revisión de este año mientras ha mantenido la graduación de un ojo, la miopía del otro ha vuelto nuevamente a bajar de tal forma que ahora es prácticamente cero. Ahora supongamos que en lugar de no darle demasiada importancia a este extraordinario y azaroso evento, mi hermana hubiera sido una creyente devota y llevara meses o años rogándole a su dios particular la curación de su miopía y su astigmatismo. El resultado hubiera sido que tendría una prueba de la magnanimidad celestial. Eso sí, parcial porque no le habría curado del todo, pero ya se sabe, los designios divinos son inextricables y ello sería una prueba irrefutable de que necesitaría rezar más y con más ahínco a su dios para conseguir la curación completa. Así, con la publicidad adecuada podría ser publicitado como un milagro en toda regla, eso sí, milagro de segunda categoría porque  tampoco es para tanto y ella sigue padeciendo de astigmatismo en los dos ojos y miopía en uno. La pena es que como somos ateos pues no tenemos dios alguno al que agradecer tan distinguido detalle. Aunque claro, podría ser interesante “vender” el milagro (con las pruebas médicas correspondientes a todos estos años de mediciones oftalmológicas) a cualquier secta o religión que ande necesitada de ayuda para captar fieles. Para cualquier oferta económica sobre el tema, envíen un comentario en esta entrada del blog.


2 comentarios:

  1. Monta un pequeño altar con alguna figurita de esas de tipo pesebre, una virgencita o algo similar. También tienes la opción de rellenar botellitas con agua del grifo y venderlas. Son más efectivas si pones alguna pegatina con una imagen de algún dios, virgen o similar. También valen pegatinas con soles radiantes.

    Si no te va el tema religioso, puedes poner pegatinas con las palabras "oriental", "milenario", "cuántico", "holográfico", "polidipeptidos del caribe", “energía cósmica” y similares.

    Y a vivir de la estupidez humana, que la economía esta muy mal.

    ;-)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues no es mala idea Imaginario, lo que pasa es que a diferencia de los creyetes nosotros tenemos un poco de verguenza y más honradez.

    ResponderEliminar