Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

10 de febrero de 2012

La medicina solo es posible gracias al poder de la oración cristiana


El desparpajo y la falta de escrúpulos de los creyentes a la hora de apropiarse de cualquier faceta positiva de la vida es una fuente inagotable de sorpresas. Ya sabíamos que los diferentes dioses en general y el católico en particular tienen múltiples poderes curativos, al menos en la fértil y desbordada imaginación de los incautos creyentes puesto que supuestos ejemplos de curaciones milagrosas abundan en la espuria mitología católica. Aunque estos escasos milagros son numéricamente insignificantes, ya que hay más de mil millones de católicos en el mundo y no existe estadística alguna que muestre que estos piadosos adoradores tengan vidas más longevas o menos enfermedades que el resto de los mortales seguidores de la pléyade de otros dioses inventados por calenturientas mentes en busca de sentido a sus anodinas vidas. Pero hete aquí que para solucionar esta paradoja y afianzar un poco más al rebaño cristiano, un obispo colombiano ha tenido una genial idea muy en la línea del comportamiento parasitario en el que se han especializado los católicos en los dos últimos milenios. Dicha preclara eminencia ha anunciado al mundo que 
 “Desde la curación milagrosa pura y dura, hasta la liberación de hábitos nocivos, el don de sobrellevar con gozo la adversidad o una mejor labor del médico, la oración por los enfermos no solo es un deber cristiano sino origen de muchos bienes”
Acabáramos, ahora resulta que cuando un enfermo va al médico si tanto el diagnóstico como el tratamiento son los adecuados resultando la curación del aquejado, esto quizás no sea debido a la profesionalidad de multitud de científicos y médicos que estudiaron anatomía, fisiología y etiología de la enfermedades y a aquellos que buscaron con ahínco y encontraron una cura mediante cirugía, desarrollo de fármacos o vacunas de la enfermedad. No señor, este acierto puede ser debido al poder de la oración ya que 
 “... ésta puede ayudar para que el médico acierte mejor el diagnóstico y en la formulación de la droga mejor y para que ésta obre con mayor eficacia”
Como pueden observar, los caminos del señor son inescrutables. Menuda desvergüenza y desfachatez. Eso en mi tierra se llama simplemente robo manifiesto. Aquí sí que deberían actuar las asociaciones de derechos de autor para evitar que el arrogante y analfabeto dios católico se apropie del talento, del esfuerzo y del trabajo de generaciones de investigadores biomédicos.
Así que ahora ya saben, con esta retorcida interpretación, cualquier avance científico es debido a que la oración de los católicos ha dirigido la mente del impío investigador (ya se sabe que entre nuestra profesión abundan los herejes y los ateos desde tiempos inmemoriales) hacia la solución del problema. Amén.






No hay comentarios:

Publicar un comentario