Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de enero de 2012

Lo de poner la otra mejilla es cosa del pasado


O así parece ser en la cuna del cristianismo, en la mismísima basílica de la Natividad de Belén, lugar donde los cristianos suponen que su judío deificado vino al mundo. Diversos monjes provenientes de distintas sectas cristianas se enzarzaron en una pelea multitudinaria tal y como muestra el siguiente video:


Y eso que estamos en navidad, época de amor cristiano por excelencia, que si no imaginen como hubieran acabado. Como indica el locutor es habitual este tipo de trifulcas entre los acólitos de las diversas ramas del cristianismo. Vamos que prefieren el boxeo y el apaleamiento de los contrarios a seguir las supuestas enseñanzas de su divino primado. Eso es lo que se llama seguir al pie de la letra las enseñanzas divinas. Aunque visto que llevan milenios olvidándose y desatendiendo otros mandamientos como el de la pobreza, si no miren algunos ejemplos todos ellos absurdamente recargados de sedas, brocados y oro






 no es de extrañar este ridículo y agresivo comportamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario