Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

13 de diciembre de 2011

Esculturas de papas en Santiago de Compostela y así nos va

Acaban de inaugurar la escultura de Juan Pablo II en Santiago de Compostela. Y no crean, que hace menos de un año se inauguró la de Benedicto XVI en la misma ciudad. También en Sevilla van a poner otra del mismo papa. En resumen vaya hartazgo de papas.




Luego con tanto papanatismo religioso cómo narices vamos a tener buenos científicos si aquí en este país de toros, mantilla y pandereta no se puede pasear por ninguna ciudad sin darse de bruces con iglesias, vírgenes católicas, papas, santos, beatos, monjas y mártires católicos varios en cada rincón de nuestras calles que por supuesto también tienen absurdos nombres católicos. Efigies de individuos cuya única aportación a la sociedad ha sido que dedicaron su vida entera a propagar la ignorancia, el oscurantismo, la discriminación, la opresión, el fanatismo y la superstición. Pero luego estos mismos abusivos creyentes que nos imponen constantemente sus ridículas y enfermizas creencias se sienten perseguidos por el laicismo radical. Ver para creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario