Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

5 de julio de 2011

Las caras de Bélmez y la malversación de dinero público para financiar el esoterismo

Por todos es bien sabido que las famosas “caras de Bélmez” pueden ser cualquier cosa. Cojan una casa vieja llena de filtraciones y les saldrán imágenes que ustedes interpretarán a su gusto. Este proceso de asociar una mancha, borrón o una simple nube a un objeto o rostro tiene el rimbombante nombre científico de pareidolia y es conocido desde hace tiempo. Pero como la desbocada imaginación de los creyentes en lo paranormal anida junto con la superstición más rancia pues allá por el año 1971 se formó toda una escuela de fanáticos del más allá. Poco importa que varios meses después se hiciera público un análisis químico que demostraba que las caras habían sido pintadas con nitrato y cloruro de plata. Según este análisis dicho método es sencillo y eficaz ya que los rostros aparecen al tiempo de haber sido pintados y los conocimientos necesarios estaban al alcance de cualquier aficionado a la fotografía de entonces. Pero el negocio, tanto de los habitantes de la casa embrujada cobrando por visitas o por dejar fotografiar el fenómeno paranormal como del resto del pueblo con la llegada de incautos turistas aficionados al esoterismo, estaba montado y en auge y no se iba a parar por un estudio de unos químicos incrédulos. Con el paso de los años todo este asunto ha ido quedando como un ejemplo de la España casposa, crédula y aborregada de esos grises años del final de la dictadura franquista que se mantenía con un generalísimo ya achacoso y su corte provinciana. Allá por el año 2004 aparecieron nuevas caras que tras un posterior estudio mostraron ser también falsificaciones más burdas si cabe que las anteriores ya que fueron hechas con agua y aceite por un investigador de lo oculto en complicidad con el propio ayuntamiento de la localidad. Pues bien otra vez ha resucitado el fenómeno gracias a la generosidad (o más bien a la malversación) de dinero público. Sí señores, en una época de recortes generalizados en el estado español y en donde miles de investigadores luchamos por conseguir algunas migajas del presupuesto público que nos permitan seguir continuando nuestras investigaciones sobre enfermedades por ejemplo, la Unión Europea y la Diputación de Jaén van a financiar con 768.457 euros la construcción de un museo sobre el absurdo fenómeno. Financiar un grosero y chabacano fraude con el dinero de los impuestos de todos los europeos. Ver para creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario